Samuel Fisher, deportista neoyorquino de 24 años, falleció a las 10.30h del domingo tras recibir la medalla de finisher en el KIC IT Triathlon, una prueba que se celebra en Stamford bajo distancia olímpica y relevos. Pese a la atención médica recibida en el propio lugar y posteriormente en el Hospital de Stamford, no fue posible reanimarle.

Fisher, un recién graduado de Harvard y consultor de banca de inversión en Goldman Sachs, participaba en la prueba dentro de un acto benéfico que recaudaba fondos para Kids in Crisis, una ONG de ayuda a los más pequeños. Según han comentado compañeros de trabajo, Fisher había descubierto el triatlón recientemente y lo estaba usando para promover el espíritu de equipo en su oficina.

También según colegas de Goldman Sachs, Fisher no tenía previsto participar en la carrera a pie, pero finalmente, decidió completar también el segmento. Los diez kilometros de la distancia olímpica los acabó sin aparentes problemas, pero tras cambiarse de ropa y recibir la meda, Fisher cayó fulminado al suelo y volvió a recuperar la consciencia.

Foto: Lindsay Perry // Hearst Connecticut Media

Foto: Lindsay Perry // Hearst Connecticut Media

Los tiempos marcados pueden calificarse de relativamente normales para una prueba de este calibre. En los 1.500 metros de natación empleó 41’20”. En el segmento de bicicleta tardó 1h17′ en completar los cuarenta kilómetros del recorrido. Tras una transición de 1h18′, en los que esperó a sus compañeros de equipo, tardó 56′ en hacer los 10kms. Es decir, que aparentemente estaba bien de forma.

Las autoridades han abierto una investigación para saber qué ha podido ocurrir, si ha sido un episodio médico no vinculado al transcurrir de la prueba, u otra cosa. De hecho, se está esperando a la autopsia para saber si había demasiado agua en sus pulmones. Dado que Fisher no era un nadador habitual, pudo haber ingerido más agua del habitual.

En este sentido, os recordamos que un triatlón no es cosa de decidir hacer de un día para otro, y que se necesita experiencia y preparación previa. Todas las medidas de seguridad son pocas cuando se habla de deporte.