Una de las ventajas de caminar por Kona es que a cada paso que das te encuentras con la historia viva de este deporte: Craig Alexander, Chrissie Wellington, Mirinda Carfrae y Faris Al Sultan, entre otros tantos, se encuentran estos días por la Gran Isla. Faris, ganador de la prueba en 2005, vuelve a Kona tras dos años, desde su retirada, y lo hace de manera muy distinta a cuando competía: como turista y espectador. «Tengo muchísimos recuerdos y sentimientos sobre esta carrera. Estoy de vuelta como un turista y entrenador, es una sensación muy extraña, este lugar es mágico, corras o no, es una carrera especial«.

El alemán, que debutó en este deporte con solo 19 años, solo tiene palabras de elogio para Kona: «Es la madre de todas las carreras, este deporte empezó aquí«. Sobre lo que nos espera mañana sábado, ve una prueba complicada: «Se habla de que va a haber bastante viento, incluso se habla de que puede llover, y eso sin duda influye en el devenir de la carrera«. Aunque ve a Sanders y Kienle con posibilidades, incluso a Patrick Lange, ve un triatleta con más opciones que el resto: «Si tuviera que apostar mi dinero, apostaría por Jan Frodeno«.

Antes de acabar, teníamos que preguntarle por la supremacía de los deportistas alemanes en este deporte: en los últimos años han copado gran parte de los puestos de podio, y todo apunta a que en 2017 continuemos por la misma línea: «Es una pregunta que yo me hago bastante a menudo. Creo que la base es que tenemos buenos deportistas, y una cultura, y unos medios de comunicación que apoyan a los nuestros. No digo con ésto que el resto de países no lo tengan, pero creo que en Alemania se potencia más«.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon