Los amigos de Marca han entrevistado a Fernando Alarza tras su tercer puesto en la clasificación final de las Series Mundiales. Tercero que esperemos termine siendo segundo tras la reclamación -con toda la razón- de la FETRI ante la ITU. El talaverano, que ha hecho una temporada fantástica a la que pondrá punto y final con el Barcelona Triathlon by Santander de dentro de unos días, se ha sincerado con todo lo acontecido con los Brownlee el pasado domingo.

Aunque está contento con el tercer puesto, entiendo que la FETRI defienda sus intereses, y como hiciera Mario Mola en los micrófonos de la COPE el lunes por la noche, no sabe cómo hubieran actuado los jueces si los implicados hubieran sido otros: «El reglamento es interpretable pero las imágenes son muy claras y por eso se sigue adelante. Me gustaría ver qué pasaría si hubiera sido yo el que ayudase a Mario y la reclamación la pusieran los ingleses.»

Sobre los Brownlee en sí, se suma a la opinión de muchos otros deportistas al opinar que la ITU es laxa en sus decisiones con los hermanos británicos: «Nosotros decimos que tienen mucho poder en la ITU. No sé si un ‘todo vale’ pero desde luego juegan al límite de la ilegalidad muchas veces». «Sí han recibido penalizaciones alguna vez pero también se han librado de otras muy evidentes. Van al borde del reglamento y siempre salen victoriosos.»

mario mola fernando alarza

Foto: Marca

Aunque no pudo ver el incidente del desfallecimiento de Jonathan, Omar González, su entrenador, le avisó para que apretase: «a falta de un kilómetro Omar me dijo que corriera porque Brownlee se había roto», «luego ya me contaron todo lo que había pasado». El gesto en sí de Alistair para con su hermano es para Alarza, lejos de ser heróico, es peligroso: «creo que la salud de Jonathan corrió peligro y Alistair no debió haberle forzado».

Además de ser de la opinión que más que hacerlo por lealtad, lo hace por la pura competitividad que emanan ambos, en quizás las declaraciones más contundentes de la entrevista: «Tal y como le empuja al llegar a meta, el gesto que hace quejándose porque le hubiera vuelto a pasar lo mismo que hace unos meses en Gold Coast y porque hubiera perdido otro Mundial en la recta de meta como en Londres, las declaraciones posteriores tachándole de idiota entre comillas por la mala estrategia y gestión del esfuerzo»…

La verdad es que tras la sorpresa que nos llevamos todos en vivo y en directo, a medida que pasan los días quién más quién menos comienza a ver esos 800 metros finales como un gran acto de insensatez y de codicia competitiva por parte de Alistair Brownlee.

Aquí podéis leer la entrevista completa: