Las Series Mundiales de Bermuda 2019 fueron una caja llena de sorpresas. En la vuelta del pentacampeón Javier Gómez Noya a la competición tras casi dos años, el evento parecía que seguiría la dinámica de los últimos tiempos: un dominio aplastante de Mario Mola. Nada más lejos de la realidad, el calor y la humedad hicieron de la prueba una trampa para muchos, incluido el actual campeón mundial.

La dureza de realizar un triatlón siempre es grande compitamos o entrenemos. Mucho más para los PROs del circuito mundial que dan hasta la última gota de esfuerzo. Y si no que se lo pregunten a Fernando Alarza. El talaverano fue uno de los que más sufrió en Bermuda, golpeado por las condiciones metereológicas. Pese a ello, pudo regular en el tramo final y firmar un meritorio noveno puesto que le hace subir hasta el segundo puesto del ránking mundial, superando a Mola.

Alarza completó la prueba en 1:51:29 y sin duda lo más sorprendente fue lo que escribió después en su Instagram. ¡Perdió 4,5 kilogramos de peso en apenas dos horas! Si a eso le sumamos que ya de por si tiene un porcentaje de grasa muy bajo, pues es normal que acabase exhausto. Entendemos que casi todo el peso que perdió fueron líquidos, que es lo primero que quema el cuerpo humano en esfuerzos físicos pero por experiencias previas podemos calcular que gastó en torno a unas 3.000 calorías, casi nada.

No es de extrañar que los grandes deportistas mundiales tengan porcentajes de grasa muy bajos. Chris Froome, Jan Frodeno, Mario Mola… todos ellos cuidan de su cuerpo casi hasta la obsesión. El alemán de hecho ha llegado a reconocer que en algún momento de la temporada se acerca al 4% de grasa.

Y todo por un objetivo: cuánto menos grasa, mayor velocidad. Diversos estudios demostraron que por cada punto de grasa corporal que se pierde, la velocidad de carrera se incrementa proporcionalmente. Esto llevado a la práctica nos muestra que un corredor de 80 kilos de peso y con un 20% de grasa que corra a 6 minutos el kilómetros, si bajase a los 70 kilos y redujera el porcentaje de grasa un 10%, correría en 5:24. Si estos datos los extrapolamos a una maratón, el tiempo ganado aumenta drasticamente.