«Después de muchos meses luchando conmigo mismo, unos meses en los que no me encontraba, no era yo y eso se notaba en mis carreras… Hoy he vuelto a disfrutar de mi pasión«. Así se confesaba Fernando Alarza hace dos semanas tras lograr el sexto puesto en las Series Mundiales de Bermuda.

Han sido meses complicados para el discípulo de Omar González, que tras estar incluso líder del ranking a mediados de 2017, tuvo que ver como la mala suerte se cebaba con él: caídas, abandonos y un cuarto puesto final en la clasificación final que, con objetividad, no hacía honor al trabajo hecho.

Sin embargo hoy se ha mostrado firme y en las posiciones en que le queremos ver: de los primeros en salir del agua -a solo diez segundos de cabeza-, liderando el segmento ciclista y plantando cara en la carrera a pie final, su gran especialidad, en la que ha logrado un tiempo de 30:39, a 3’04» el kilómetro. Al final, tercero tras Mario Mola y el australiano Jacob Birtwhistle.

«Estoy muy contento de poder volver al podio«, ha dicho en línea de meta al ser entrevistado por las cámaras de Triathlon Live. «Estos meses de invierno han sido difíciles. Es complicado coger el estado de forma cuando la cabeza no funciona, pero finalmente estoy contento con el trabajo que he llevado a cabo en el último mes«. El talaverano vuelve a estar donde merece, en el podio. Su tercer puesto de hoy le aúpa a la segunda posición del ranking, solo por detrás de Mario Mola.

Desde su punto de vista, en estos meses ha llegado incluso a perder la seguridad en sí mismo. «La segunda parte de la temporada fue muy complicada para mí, tuve que trabajar con un psicólogo, fue duro«. Afortunadamente todo parece volver a sus cauces y Fernando espera dar guerra en las cinco pruebas que restan de las Series Mundiales. «Creo que ahora estoy más preparado que entonces, y tengo fe en que este año, la segunda parte de la temporada sea mucho mejor«.