Anonimato o casi anonimato para una actuación tan importante como la que acaba de conseguir Fiona Kolbinger, una ciclista alemana que se ha convertido el pasado martes 6 de agosto en la primera mujer que gana la séptima edición de la Transcontinental Race, una prueba de ultra-resistencia de 4.000 kilómetros sin asistencia que ha logrado terminar en poco más de diez días.

Con 24 años, Fiona Kolbinger fue la primera de un total de 263 ciclistas, entre los que había 40 mujeres, en finalizar los 4.000 kilómetros de recorrido. Y lo hizo después de diez días, dos horas y 48 minutos sobre la bici. Según los organizadores de la Transcontinental Race, esta era la primera carrera ciclista de la alemana.

Una aventura que comenzaba el 27 de julio en Bulgaria y terminaba este martes 6 de agosto a las 7:48 de la mañana en el albergue juvenil local de Brest, en Bretaña, lejos del esplendor reservado unos días antes para el epílogo del Tour de Francia 2019.

Cuando empecé la carrera, pensé que tal vez podría ir a por el podio femenino, pero nunca pensé que fuera a ganar la clasificación general”, declaraba Kolbinger. Feliz y contenta de haber conseguido este triunfo, aunque la alemana dijo que podía haberlo hecho mejor una vez terminada la prueba: «Podría haber atacado aún más y dormir menos».

El perfil de Fiona Kolbinger

Fiona Kolbinger pedalea entre 15 y 17 horas al día, lo que le permite dormir solo cuatro horas al día. Datos a comparar con las dificultades de la ciclista: ha atravesado nada menos que ocho países y escalado algunas de las cimas más míticas de Europa, como el Col de Gardena en Italia, o las del Telegraph, el Galibier y el Alpe d’Huez en Francia.

La científica alemana que trabaja en el campo de la investigación del cáncer, tomó la delantera incluso antes de la mitad de la carrera gracias a una cabeza privilegiada y a una gestión del sueño particularmente optimizada.

«Fiona es realmente muy fuerte. Es una ciclista completa. Sí, hay que ser fuerte en la Transcontinental Race, pero también hay que ser capaz de pensar, organizar el viaje y reparar el material en caso de que sea necesario», explicaba Björn Lenhard, uno de los favoritos, en la noche de su retirada en el tercer día de la prueba.

Fueron muchos los mensajes de enhorabuena a la proeza conseguida por Kolbinger. Fueron muchos los mensajes recibidos a través de Twitter de personas anónimas, a los que se unieron las felicitaciones de figuras de la ultra-resistencia, destacando el del bicampeón de la Transcontinental, James Hayden, ganador en 2017 y en 2018.

 

Fuente: france24