Tras perder las semifinales del Mundial de Italia de 1.990, el delantero británico Gary Lineker, que había jugado hasta la temporada anterior en el Fútbol Club Barcelona, pronunció una de las posiblemente más famosas frases del deporte: «El fútbol es un juego simple: 22 hombres corren detrás de un balón durante noventa minutos y al final los alemanes siempre ganan«.

Más de veinticinco años después la frase del inglés podrían trasladarse al triatlón femenino: «es un deporte simple: unas cuantas chicas nadan, pedalean y corren y al final Flora Duffy siempre gana». La triatleta originaria de Bermudas acaba de llevarse las Series Mundiales de Edmonton, en Canadá, con una superioridad insultante sobre sus rivales. A la T2 ha llegado con doce segundos sobre la norteamericana T. Knibb, pero en la carrera a pie ha abierto una distancia insalvable, hasta entrar en meta en 1:00:23, con exactamente un minuto de ventaja, y 1:28 sobre la actual líder del mundial Katie Zaferes.

Es la cuarta victoria de Duffy en estas Series Mundiales. A principio de temporada los dos triunfos de la neozelandesa Andrea Hewitt hacía presagiar que este 2017 podía haber un grupo amplio de triatletas -Flora, Andrea, Jodie Stimpson, Katie Zaferes- luchando por el campeonato, pero a la hora de la verdad no ha sido así. A la hora de escoger las cinco mejores clasificaciones, viendo el devenir de los acontecimientos, puede que llegue a Rotterdam con un pleno en su casillero. El fin de semana próximo, en Montreal, lo sabremos.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon