Si la noticia del pasado viernes era el nuevo récord mundial de medio maratón femenino conseguido por la keniana de 23 años Peres Jepchirchir (1h05:06), hoy la atención estaba centrada en el medio maratón de Barcelona. Allí corría la anterior poseedora del récord mundial anterior, la también keniana Florence Kiplagat, que el 15 de febrero de 2015 conseguía en Barcelona una marca de 1h05:09, solo tres segundos más que la marca de Jepchirchir en Emiratos Árabes.

El tiempo que ha invertido la keniana en completar los 21 kilómetros ha sido de 1h08:15. Un tiempo que está tres minutos y seis segundos por encima del objetivo a conseguir hoy. Las condiciones metereológicas no han ayudado hoy en la Ciudad Condal: 13 grados de temperatura, 88% de humedad y viento de 25 km/h que ha perjudicado la primera parte de la carrera a la corredora keniana.

“No he podido hacer más. Le temía al viento y esto ha sido clave. Es cierto que hacía frío, pero eso no me importaba. Espero volver al año próximo para intentarlo de nuevo”, ha dicho Kiplagat al terminar la prueba.

“Físicamente me he encontrado bien, pero he sufrido mucho con el viento de cara desde el kilómetro cinco al quince. He seguido bien a mis ‘liebres’, pero ellos también se han visto afectados. La verdad es que sólo el viento me ha podido ganar hoy”.

En abril tendremos de nuevo a Kiplagat compitiendo en el maratón de Londres, donde quedó tercera el año pasado y quiere sin duda, mejorar ese resultado en 2017.

Por detrás de Kiplagat han entrado la etíope Dibaba Kuma (1h09:49) y la italiana Jessica Augusto (1h10:36), abajo en la foto. La primera española ha sido Marta Esteban, que ha terminado en una magnífico sexto puesto con 1h12:08.

Foto: Twitter //edreamsMitjaBCN

Foto: Twitter //edreamsMitjaBCN

Dominio keniata en categoría masculina

No ha habido rivales para los atletas keniatas, que han vuelto a acaparar los tres cajones del pódium masculino. Leonard Kipkoech Langat ha ganado en categoría masculina con 1h.00:52. Meshak Koech (1h.00:54) y Joel Kimurer (1h.00:59)han llegado pisándole los pies a su compatriota, pero no han podido darle caza.

Langat se lamentaba también, al igual que Kiplagat, de los problemas que les ha causado el viento. “Hemos salido muy rápido con la intención de bajar de la hora y en el primer tramo todo ha ido bien, pero después el viento nos ha ralentizado. Lo hemos tenido en contra y de costado y así es difícil lograr buenas marcas, ha dicho.

Foto: Twitter //edreamsMitjaBCN

Foto: Twitter //edreamsMitjaBCN

“El circuito es fantástico y el año que viene espero volver porque estoy convencido de que aquí se puede correr en 58 minutos y me veo capaz de conseguirlo”, ha concluido.

Fuente: elnacional