Está claro que por muy globeros que seamos todos queremos mejorar, en lo que sea, cómo sea y cuándo sea, eso sí, sin doping ni cosas raras. Desde hace tiempo leemos por todos lados que la élite más élite hace entrenamientos en altura. Hoy en Planeta Triatlón vamos a contaros si es o no cierto todo lo que se habla.

En la entrevista que le hicimos a Diego Paredes, nuestro segundo mejor triatleta español en Hawaii en 2014 y cuya entrevista podéis ver completa en este enlace, ya nos abrió una puerta dejando un poco “en bragas” el entrenamiento en altura.

Y es que ningún cuerpo “es y funciona” como otro.

entrenamiento-altura-como-atletas

En entrenamientos en altura, a priori, podemos hablar de dos factores:

  • La DENSIDAD del aire: Así, a partir de 1700m se nota que hay menos densidad, lo que para los ciclistas sobre todo sería perfecto. El aire al ser menos denso crea menos resistencia que vencer, con lo que la resistencia aerodinámica sería menor.
  • La PRESIÓN: Con la altura la presión disminuye. ¿Y eso en qué nos afecta? Pues que la presión de oxígeno disminuye y es más difícil que llegue y se reparta bien en nuestra musculatura. El intercambio de oxígeno a nivel muscular es peor. A más altura hay menos cantidad de oxígeno.

Así, entendemos que el cuerpo humano, al encontrarse sin el oxígeno que en principio necesita, desarrolla un mecanismo por el que aumenta los glóbulos rojos en sangre. Al fin y al cabo es lo que se consigue con la EPO pero de una manera natural, y legal.

Se dice que es un proceso largo, que necesita de unas semanas de adaptación, y que una vez allí pues puede crear problemas a nivel muscular o incluso pérdida de masa muscular.

Hay deportistas que les va bien y otros a los que no.

Si fuésemos al caso más teórico podríamos hablar de entrenar en altura y justo el día de la competición “teletransportarnos” al sitio y competir. Está claro que de poco serviría entrenar en altura y después pasarte un mes, previo al Ironman que sea, volviendo a entrenar a nivel del mar. Tu cuerpo que estaba acostumbrado a trabajar con poco oxígeno, enseguida se acostumbraría a la nueva situación con mayor aporte de oxígeno.

training-mask-2.0-features

Existen unas cámaras hiperbáricas y unas máscaras con las que se reduce el aporte de oxígeno y se crea un efecto parecido. Lo usan los montañeros para dormir y aclimatarse así como deportistas de todas las disciplinas. El aumento de la resistencia cardíaca mientras fortaleces el diafragma son sólo algunos de los beneficios de usar la máscara de entrenamiento.

En fin, que no es oro todo lo que reluce. Que puede funcionar, o no.