Hace cinco años Javier Gómez Noya debutaba en media distancia. Lo hacía precisamente en Calella, en el Challenge Barcelona, y con triunfo. Desde entonces el gallego ha disputado once pruebas de este calibre habiendo ganado en nueve de ellas: solo Jan Frodeno, en 2015, y Kristian Blummenfelt el pasado mes de noviembre, han podido con él.

Así que su triunfo hoy en Ironman 70.3 Barcelona no es ninguna sorpresa, aunque sus rivales –David McNamee y Bart Aernouts, principalmente- ya eran de entidad. Tras sus victorias en Challenge Wanaka y en el Polar Cannes International Triathlon, donde se impuso con relativa facilidad, el discípulo de Carlos Prieto quería probarse ante triatletas de nivel en el último test antes de, en apenas tres semanas, debutar en larga distancia.

«Calella es un circuito que me va muy bien, que me gusta«, nos decía el pasado viernes en la entrevista que mantuvimos con él. No andaba descaminado, porque aunque ya ha logrado salir del agua en primera posición, con un tiempo de 22:31 -acompañado por Adam Bowden, y con quince segundos de ventaja sobre David McNamee-, ha sido en el segmento ciclista en el que ha forjado su triunfo final: pese a la creencia de que la bicicleta es la disciplina más débil de Gómez Noya, este ha demostrado que es capaz de rodar en los mismos ritmos que los mejores, alcanzando la T2 con algo más de cuarenta segundos de ventaja sobre Bart Aernouts.

Está claro que si el cinco veces campeón del mundo de triatlón alcanza la segunda transición en tiempos similares al de sus principales rivales, pocas posibilidades les quedan a estos de prestarle batalla en la media maratón final.

Patrick Lange decía hace unos días que ve al gallego haciendo dos horas y media en el maratón de Ironman, y sin duda no anda descaminado el alemán: hoy ha completado los 21K finales en 1:10:08, dos minutos mejor que David McNamee, posiblemente el triatleta que más guerra puede darle en el último segmento -junto al propio Patrick Lange- el próximo mes de octubre en Kona.

El tiempo final hoy en Calella ha sido de 4:01:39, tres minutos menos que McNamee y cuatro que Aernouts. La próxima prueba ya será Cairns, donde se medirá a Terenzo Bozzone, Cameron Wurf y Josh Amberger. El momento de ver al mejor triatleta español de la historia en distancia Ironman está a la vuelta de la esquina.