Señoras y señores: El momento de ver cruzar a Javier Gómez Noya una línea de meta de Ironman ya es por fin una realidad. Tras muchos años esperándolo, el gallego ha terminado segundo en Ironman Cairns, Campeonato de Asia Pacífico de la distancia, por detrás del neozelandés Braden Currie. Pero quizás esa no es la noticia. Quizás la noticia es que vuelve a hacer historia y se convierte en el primer triatleta que, en su carrera de debut, baja de las ocho horas. 7:56:38. Una locura de tiempo cuando, como había reconocido, en su vida había corrido más de 34 kilómetros.

Ganar en tu debut es muy difícil, de hecho entre los grandes de la actualidad, con tanta competencia, solo se conoce un caso: Patrick Lange, que ganó IM Texas 2016 (y poniéndolo en perspectiva, porque aquella prueba se recortó más de treinta kilómetros).

Jan Frodeno en 2014, cuando se estrenó en Ironman Frankfurt, quedó tercero por detrás de Sebastian Kienle y Frederik Van Lierde. El propio Kienle, dos años antes, había sido segundo también en Frankfurt, cuando debutó con 28 años en pruebas Ironman. En su caso hay que decir que ya tenía experiencia en larga distancia, habiendo competido en 2010 y 2011 en Roth, siendo segundo en ambas ocasiones (y bajando en ambas de ocho horas, aunque con el recorrido antiguo de la prueba, que tenía sustancialmente menos kilometraje). A Lionel Sanders en su primera carrera le dobló el ganador.

Así que el segundo puesto de Javi hoy hay que ponerlo en perspectiva. Ha aguantado exactamente hasta el kilómetro 35. Una vez tenga experiencia, que se vayan preparando sus rivales, porque va a golpear muy fuerte.

Braden Currie, la sorpresa

No vamos a negar que es tanto el nivel de Javi Gómez Noya, que todos contábamos con un triunfo hoy en Cairns: viene de ser quien es en corta distancia, de haber ganado ocho de las diez carreras en que ha competido en media y partía con el dorsal número uno. Pero se ha encontrado con un Braden Currie que, como en Challenge Wanaka, le ha puesto las cosas muy difíciles.

Javi ha salido del agua en el grupo cabecero, con más de dos minutos sobre el que a priori iba a ser su rival más duro, Terenzo Bozzone. En bici ha sabido gestionar la carrera y, en ausencia de un Cameron Wurf que finalmente no ha tomado la salida, se ha dedicado a gestionar, llegando a la T2 con solo minuto y medio de retraso frente al propio Bozzone.

En la carrera a pie ha comenzado el duelo. Rápidamente Currie y él se han puesto en cabeza, y han corrido juntos durante treinta largos kilómetros a un ritmo que ninguno de los rivales podían mantener. En el 35 el neozelandés ha subido un punto, tomando el minuto de ventaja que finalmente en meta le ha servido para ganar la prueba. En el vídeo de entrada se ve que Javi ha llegado completamente fundido, con lo que esos últimos kilómetros se le han atragantado. No obstante: 2:41 de maratón. Sin experiencia previa en la distancia, y con el calentón de las seis horas previas.

Ahora, a por Kona

El segundo puesto le otorga el paso directo a Hawaii, objetivo principal que Javi buscaba con la carrera de hoy. Certificado el pase, el 13 de Octubre le veremos en la Big Island, luchando con los mejores.