Hace unos meses, cuando La Voz de Galicia preguntó a Javier Gómez Noya en qué Ironman debutaría, el cinco veces campeón del mundo dijo: «Lo ideal sería entre junio e inicios de julio. Están Niza y Frankfurt, está Cairns…«.

Desde entonces, el lugar y fecha definitiva siguen siendo un misterio, pese a que él ya está entrenando a tope: tiene previstas hasta sesiones de 200 kilómetros sobre la bici para adaptarse a los volúmenes que un Ironman exige. Sin embargo, a tenor de la presentación de la Gran Fondo Ézaro 2018 de ayer, quizás podamos descartar una de las citas, Frankfurt. Tras participar en la edición de 2017 con muy buenos resultados, Javier Gómez Noya aparecía ayer en el primer listado de triatletas y ciclistas confirmados para la edición de este año.

Junto a él, nombres como el de Iván Raña, el que fuera vencedor del Tour de Francia Carlos Sastre, Marino Lejarreta o los ciclistas aún en activo Gustavo César Veloso y Álex Marque. Sin duda un cartel de lujo que le servirá al actual Campeón del Mundo de Ironman 70.3 como un entrenamiento de calidad de cara a su preparación para Hawaii.

Sin embargo, la fecha de disputa de la gran fondo, el 8 de julio, le descarta automáticamente para un Ironman de Frankfurt que se celebra el mismo día. Quizás el altísimo nivel que se espera a orillas del Main este año, con la presencia de Jan Frodeno, Sebastian Kienle, Patrick Lange o Andy Boecherer, entre otros, haya hecho que el gallego renuncie a debutar allí.

En honor a la verdad tendría toda la lógica buscar una prueba menos exigente y que le permita acostumbrarse a la distancia sin el estrés que conllevaría enfrentarse a todo tres campeones del mundo de Ironman.