Confirmado: Javier Gómez Noya debutará en distancia Ironman el próximo 10 de junio, en la localidad australiana de Cairns, al noreste del país. La prueba, designada este año como Campeonato de Asia Pacífico, ha sido la escogida por el dos veces campeón del mundo de Ironman 70.3 para lograr la clasificación para Kona, tras acumular los puntos suficientes en Chattanooga y Bahrain en septiembre de 2017.

A los 35 años, me siento bien físicamente, me siento rápido y eso me motiva a continuar, así que este año estoy enfocado en la larga distancia“, comenta el gallego. “Aunque todavía no tengo la experiencia de competir en Ironman, mis tiempos en el agua, sobre la bici y en la carrera a pie están en muy buen nivel, y estoy emocionado por entrenar“.

“Cuando miraba siempre pensé que Ironman Cairns sería la primera opción para hacer en mi debut en la distancia completa. Para mí, Cairns es un doble objetivo, ya que el Campeonato de Asia-Pacífico es una clasificación P4000 que ofrece el máximo de puntos en la clasificación, que es la más importante y la segunda es que es la única carrera Ironman en la que estaré antes que Kona”.

No tengo experiencia en Ironman y podría haber elegido otra carrera de Europa, sería más fácil en el viaje” -recordemos que el discípulo de Carlos Prieto valoró tomar la salida en Niza y en Frankfurt, donde se hubiera encontrado con Patrick Lange y Jan Frodeno, “pero Cairns tiene más calor, más humedad“. Quiero tratar de simular las condiciones y equipararlas con lo que encontraré en Hawaii tanto como sea posible. Espero aprender de Cairns y usar la experiencia”.

Hasta entonces, media distancia en Europa

Hasta que llegue la cita australiana, el gallego tiene confirmadas dos citas en el calendario. La primera de ellas el Polar Cannes International Triathlon, donde acude de la mano de Polar, uno de sus principales patrocinadores -incluso cuenta con un reloj exclusivo con su nombre-, y que tendrá lugar el próximo 29 de abril. Para mayo, Gómez Noya participará en Ironman 70.3 Barcelona, donde tendrá la oportunidad de medirse a grandes triatletas europeos como David McNamee o Patrick Nillson.