«Vuelta a España para seguir progresando con la preparación» escribía este pasado lunes Javier Gómez Noya en su cuenta de Instagram. El gallego, que ha pasado en tierras neozelandesas la primera parte del año, ya se encuentra en Pontevedra para afrontar las últimas semanas de entrenamiento antes de la que será la primera gran prueba del año, las Series Mundiales de Bermuda.

Del periplo en las Antípodas se vuelve con muy buenas sensaciones, además de con dos triunfos: el primero, en Ironman 70.3 Geelong, le sirvió para certificar el pase para el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, a disputar el próximo 9 de septiembre en la localidad francesa de Niza. Además, en su primera incursión en corta, en el Marra Sprint Triathlon, logró recuperar las sensaciones de intensidad y sufrimiento que se necesitan para competir en esta distancia. Además la semana pasada le volvíamos a ver disputando una prueba del circuito ITU, cuando se hizo con la quinta posición en la Copa del Mundo de New Plymouth.

Este fin de semana, vuelta a la competición

Una de las grandes ventajas de la corta distancia es que vamos a verle con un dorsal más a menudo que durante su preparación para afrontar la distancia Ironman. De hecho este fin de semana volverá a ponerse la ropa de trabajo y competir. Será en el Movistar Medio Maratón de Madrid, en el que por segundo año consecutivo tomará la salida.

En la pasada edición logró batir su mejor marca en 21K, en una cita que se tomaba como preparación para Ironman 70.3 Barcelona –en el que posteriormente se hizo con el triunfo– y en la que logró el mejor segundo tiempo entre los españoles, entrando en meta en 1:07:56.

Sin llegar a forzar -«creo que puedo correr más rápido, pero no es mi guerra» llegó a decir-, en este 2019 la prueba le servirá de entrenamiento de calidad para los próximos Campeonatos del Mundo de Pontevedra by Santander, en los que tomará la salida en la prueba de larga distancia.