Quedan cuatro días para que Javier Gómez Noya debute en larga distancia. Cinco veces campeón del mundo de triatlón, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, dos veces Campeón del Mundo de Ironman 70.3… Javi es uno de los mejores triatletas de la historia, y por fin, tras muchos años esperándolo, vamos a verle en los 226 kilómetros. Será en la localidad australiana de Cairns, donde contará con rivales de altura: Terenzo Bozzone, que lleva un 2018 para enmarcar, y Cameron Wurf, el mejor triatleta sobre la bici de la actualidad.

Nadie duda, precisamente por su bagaje en corta distancia, que el salto a la larga es para estar entre los mejores. Ben Hoffman, compañero suyo en Bahrain Endurance 13, le animaba ayer desde Instagram. La base, tomárselo con calma, algo en lo que el propio Javi coincide. «Es mi primer Ironman, así que no tengo expectativas«.

La temporada de 2018 del Capitán ha estado enfocada única y exclusivamente en llegar a este domingo en la mejor de las condiciones. Imbatido, con victorias en Challenge Wanaka, Polar Cannes International Triathlon y Ironman 70.3 Barcelona, se ha centrado en acumular horas de entrenamiento, sobre todo acoplado en la bici. «He entrenado mucho y muy duro, y estoy seguro de que puedo hacer una gran carrera, pero es difícil de predecir«.

«Intentaré mantener la concentración durante toda la prueba y no cometer grandes errores, y así hacer la mejor carrera de la que soy capaz«, afirma. «Estoy deseando vivir esta nueva experiencia y salir de mi zona de confort, aunque al mismo tiempo es lo que más me preocupa«.

Las predicciones de Trirating, portal de estadísticas sobre triatlón, estiman que Javi puede completar Ironman Cairns en ocho horas y cinco minutos, lo que posiblemente le serviría para ganar la prueba. El domingo, a estas horas, ya sabremos si añade una victoria más a su extenso palmarés.