El pasado mes de noviembre os desvelábamos el nombre de la larga distancia femenina española, Gurutze Frades. No sólo es una de las más grandes triatletas a nivel internacional, sino que también es una excelente persona que transmite una seguridad y tranquilidad absolutas y necesarias para la práctica de este deporte a nivel profesional. Me consta que cualquier triatleta que esté mínimamente al día de quiénes cortan el bacalao en este deporte sabrá quién es Gurutze. Si quieres conocer algo más de cómo se presenta una de las temporadas más importantes para esta triatleta, no te pierdas esta entrevista. ¡¡Guru, cada día te queremos más!!

La primera parte de 2015 te centraste en el Mundial y terminaste en una cuarta plaza. La segunda fue totalmente enfocada a un ironman.

Llega agosto y participas en el IM de Vichy para ver cómo vas y ver hasta dónde puedes llegar. Y te plantas en meta con 9:25:27 y ganando la prueba. ¿Qué se siente cuando consigues algo así? ¿Justa recompensa de todo el esfuerzo dedicado a entrenar, la tensión de competir y ganas de seguir haciéndolo? Sé que ibas con idea de estar en posiciones delanteras, ¿pero habías soñado con ganar?

Recuerdo en la carrera a pie como poco a poco me iba colocando primera. Sentía muchas cosas a la vez. La concentración de la carrera se mezclaba con los sentimientos. Una de las veces que me crucé con Rober (Roberto Corujo es su entrenador) fue muy emocionante. Él estaba muy nervioso, me dijo que la íbamos a liar. Fue un momento único y difícil de explicar. Cuando crucé la meta habíamos logrado algo muy grande.

Habíamos trabajado mucho, llevábamos una trayectoria muy buena durante la temporada y esperábamos hacer una buena carrera. Fue una gran satisfacción y una gran recompensa el resultado.

La victoria era algo que imaginaba en mis mejores pensamientos y vivirla fue aún mejor.

Nuestra flamante campeona, Gurutze Frades, ganando de calle el Ironman de Vichy en agosto de 2015

Luego llega Malaysia, donde las condiciones climatológicas debieron ser más que duras, ¿no?

La llegada a Malaysia fue muy dura, llegué tras competir en Turquía y el cansancio de la carrera, el viaje sumado a las condiciones climáticas hicieron que el primer encuentro con la isla fuera agotador. Poco a poco me hice con la isla y sus características.

La altura de la temporada en la que estábamos nos hizo plantearnos esta competición de una manera muy diferente a Vichy. Aquí no se trataba de probar cosas nuevas, sino de arriesgar lo menos posible e intentar dar el nivel al que había estado anteriormente. Las condiciones climáticas de la competición nos hacían tener muy presente que la alimentación e hidratación iban a ser clave. Los días previos íbamos viendo en entrenamientos específicos cómo respondía el cuerpo. Intentamos calcular los gramos de sales e hidratos que tenía que tomar. También la calma era otro punto clave a tener muy presente.

Y vas y quedas segunda saliendo del agua a 9:10 de la cabeza de carrera. A ver, quiero que nos cuentes mentalmente cómo afrontas salir del agua a más de 9 minutos y seguir luchando por posiciones de pódium. Yo creo que lo que nos digas nos va a servir a muchos aficionados a este deporte para motivarnos (los típicos peces plomo que venimos del mundo de la bici y de la carrera).

Un Ironman es una carrera muy larga y las posiciones pueden variar mucho. Cada uno plantea su estrategia y yo sé más o menos dónde quiero andar en cada momento de la carrera. No tiro la toalla por no salir en cabeza nadando, tras la natación quedan otras dos batallas, la bici y la carrera a pie.

Intento ir con un grupo nadando y en cuanto cojo la bici el objetivo es situarme en carrera. Conmigo salen también grandes triatletas, las cuales tiran para adelante fuertes, Natascha Badmann por ejemplo. La bici son muchas horas de concentración y dosificación del esfuerzo. En Malaysia hice una bici estable que me sirvió para bajarme a correr en carrera y muy entera. Con los datos de potencia que teníamos de Vichy y los entrenamientos que habíamos hecho en la isla, más o menos establecimos un ritmo que creíamos que sería el mejor en esas condiciones, y la verdad es que conseguí hacerlo.

Guruzte Frades

Vaya pintaza tiene Guru sobre las dos ruedas…

Te bajas de la bici a 11 minutos de la primera y a partir de ahí empieza tu verdadero recital, el maratón. ¿Qué pasa por tu cabeza cuando sales de la T2? Eres consciente de tu poderío corriendo frente a las demás, ¿verdad? ¿Qué sientes cuando afrontas la última disciplina de la prueba: seguridad, confianza, miedo de no poder mantener ritmo? Correr en 3:15:02 creo que no está al alcance de muchas mujeres, máxime siendo Malaysia, con el calor y humedad que debió hacer.

La carrera a pie es mi punto fuerte. Es cierto que tengo confianza en mi carrera a pie, pero la maratón es igual para todos. Primero intento reencontrarme con mi cuerpo cuando bajo de la bici, y luego me sitúo respecto a mis rivales. Luego se trata de paciencia y escuchar a tu cuerpo. Cuando ves que vas alcanzando a tus rivales quieres más kilómetros 😉 La maratón aun así es dura y te hace pasar momentos muy duros.

En el Ironman 70.3 de Turquía de octubre consigues un segundo puesto, ¿alguna anécdota que quieras contar sobre esta prueba?

Turquía fue la primera prueba de este último bloque de dos pruebas. Tenía muchas dudas de cómo rendiría y fue muy importante para mí ver que estaba fuerte de cara a viajar a Malaysia.

El viaje estuvo lleno de anécdotas, todas muy estresantes en el momento y que ahora nos reímos. El día de la carrera el minibús que tenía que recogernos a las 5:45 al hotel, no apareció. Tras darle un margen y ver que no venía avisamos en recepción para que vinieran taxis. El primero que vino se llenó hasta más de sus posibilidades. Yo salía en la primera salida así que también tenía que ir en ese taxi. Así que, así empezó el día de la carrera, compartiendo maletero con otros dos triatletas.

Tras Malasia, pasas de la posición 21 a la 10 en el ranking clasificatorio para Kona. Sabiendo que prácticamente tienes asegurado un puesto ¿Cómo te planteas 2016? ¿Qué cosas vas a cambiar? ¿Cambia la preparación cuando el objetivo es Kona?

El año que viene mi objetivo es estar en Kona y hacerlo bien allí.

Aún no tengo la clasificación y tendré que competir antes en otras carreras. La preparación ahora se enfoca en esos primeros objetivos y si todo sale bien, tener la clasificación antes del verano para luego poder centrarme en Kona.

A finales de 2014 empecé a entrenar con Roberto Corujo y las cosas este año han salido muy bien. La idea es seguir en la misma dinámica. La primera parte de la temporada está enfocada en la mejora de fuerza en la que suelo hacer entre 4 y 6 sesiones de gimnasio repartidas en 4 días. En esta parte de la temporada también haré la temporada de cross. También queremos trabajar la mejora de la posición en la bici. El año pasado ya introdujimos algún cambio y queremos seguir puliendo detalles. Después de esta parte, bajaré el volumen de trabajo en el gimnasio para empezar con un trabajo más específico de intensidad de cara al primer Ironman de la temporada.

El año pasado incluí otro tipo de entrenamientos en los que bajamos los volúmenes y aumentamos la intensidad. He repetido sesiones de la misma disciplina el mismo día y he incluido entrenamientos en velódromo. He centrado más las cargas en menos días y menos sesiones.

Sabes que el agua quizá sea la disciplina donde más margen de mejora tengas, ¿cómo lo llevas? ¿Has cambiado cosas? Danos consejos a los que no somos grandes nadadores… ¿más trabajo de técnica, más volumen, más series?

En la natación este año he notado mejoría. Los saltos no son muy grandes, pero este año me he desenvuelto bien en las competiciones dentro de mis posibilidades.

En cuanto algún consejo para los no nadadores, creo que es importante la constancia en los entrenamientos. Limar segundos es difícil, pero se puede llegar a sentirse más cómodo en el agua y disfrutar como un nadador.

Y ahora la parte menos deportista de Gurutze. A pesar de la “dedicación total” para llegar a donde has llegado, ¿qué te gusta hacer para relajarte fuera de la competición?

Guru cada vez es una persona más tranquila, me gusta la naturaleza y pasear.

Si alguna vez eres madre de una hija, ¿te gustaría que tu hija se dedicara al triatlón si le gusta?

Si algún día fuera madre y mi hija se dedicara al triatlón, pues sería algo muy bonito que compartir. Resulta complicado compaginar mi vida con tener un hijo, si me quedo embarazada no puedo competir y dejo de ganar dinero. Toca elegir y ahora elijo el triatlón, pero llegará un momento en el que elija ser madre, quién sabe.

¿Es fácil la vida para una mujer profesional del triatlón?

La vida como deportista profesional no es fácil. Siendo mujer aún puede complicarse más. A pesar de ser una vida bonita, resulta muy arriesgado. Te encuentras desprotegida por no ser un trabajo al uso. Siempre dependes de tus resultados, de apoyos que se pueden esfumar en cualquier momento.

Por último, dime qué 3 cosas te vas a llevar a una isla no desierta como Kona (y no me valen elementos deportivos ni accesorios de bici).
Me llevaría:

  • La máquina de depilar 🙂
  • Mis sandalias
  • Bikini

Gracias Guru por ser como eres, por dedicarnos este tiempo y por ser una mujer deportista profesional. Una verdadera valiente y el referente de muchas mujeres triatletas.