Nadie contaba con él en las apuestas para la victoria, pero Gustav Iden se ha hecho esta mañana, contra todo pronóstico, con el título de Campeón del Mundo de IRONMAN 70.3. El noruego, a sus 23 años, es el triatleta más joven en ganar el Campeonato del Mundo de la distancia en esta década, quedándose a pocos días de igualar a Terenzo Bozzone, que en 2008 ganó con 23 años y seis meses.

La carrera ha transcurrido de una manera que poca gente podía predecir: Josh Amberger ha salido primero del agua, en cabeza de un grupo con Alistair Brownlee, Javier Gómez Noya o Kristian Blummenfelt, pero como se esperaba Col de Vence ha destrozado por completo la carrera. El mayor de los Brownlee ha endurecido la subida, con solo Rudy von Berg y Gustav Iden siendo capaces de seguirle. De hecho el norteamericano ha sido capaz de adelantarle a unos veinte kilómetros de llegar a meta, y en este orden -von Berg, Brownlee e Iden- han transcurrido los únicos kilómetros planos de la competición, tan juntos que en algún momento costaba pensar que había doce metros de distancia entre ellos.

Nada más bajarse de la T2 el vigente oro olímpico se ha puesto en cabeza, pero sorprendentemente Gustav le ha superado en el kilómetro seis, para no abandonarlo ya hasta meta. Incluso a Alistair se le ha visto sufrir en los últimos kilómetros, yendo al mismo ritmo que alguno de sus rivales que marchaban por detrás.

Javier Gómez Noya, séptimo

No ha sido la mejor carrera del Capitán. Col de Vence ha sido demasiado exigente, distanciándole en demasía de los primeros puestos. De la bici se ha bajado en décima posición, a más de siete minutos de cabeza. En meta, tras pelear los últimos kilómetros con Sebastian Kienle, ha terminado cediendo otros dos más hasta terminar a nueve de Gustav Iden.

En un vídeo de Alejandro Santamaría se le ha visto andando con dolores de estómago, igual que ocurriese en Kona.

Por su parte, Pablo Dapena, que también ha sufrido durante el segmento ciclista, ha hecho una muy buena media maratón final para terminar décimoquinto.