Pues lo hizo: Gwen Jorgensen logró terminar la maratón de Nueva York. Y lo ha hecho en un señor tiempo, en 2h41’01». La estadounidense esperaba acercarse a las 2h30′, lo que la hubiera colocado entre las diez primeras clasificadas. Una barbaridad.

Lo más interesante de su carrera ha sido comprobar su evolución frente a Kim Conley, atleta también estadounidense de 5.000 metros y que también hacía su debut. Era interesante ver a una atleta de élite frente a la mejor triatleta de la actualidad, y estamos de enhorabuena: la ganadora en el duelo particular ha sido Gwen, que en los metros finales ha superado a Conley, que ha acabado en 2h41’38». Hay que tener en cuenta que Kim adelantó a Gwen en el km. 35, pero la triatleta supo mantener el tipo para terminar por delante. 

Los ritmos de Gwen Jorgensen han sido tremendos (teniendo en cuenta que hablábamos de un debut). Rondar las 2h40′ en tu primer maratón… Uff. Y eso que ha ido perdiendo ritmo a medida que ha pasado el tiempo. Tiene su lógica: su mayor tirada hacía sido de 16 millas, un poco más de 25 kilómetros. La media maratón la ha hecho en 1h15’52».

La prueba femenina ha sido ganada por Mary Keitany, quien se ha llevado el triunfo por tercera vez consecutiva.