Este fin de semana pasado Gwen Jorgensen volvía a la competición y lo hacía por todo lo alto, venciendo en la prueba de 10K en pista de la Stanford Invitational. La actual oro olímpico en triatlón se batía con las mejores norteamericanas de la distancia, y necesitó correr a 3’12» para llevarse el triunfo.

Desde que decidiese aparcar su carrera como triatleta y centrarse en el running, los avances de Jorgensen han ido en aumento. «Cuando entrenaba triatlón apenas pasaba de 40 millas«, ha confesado en su última entrevista, publicada por Sports Illustrated.

Sin un entrenamiento específico, en noviembre de 2016 corrió el Maratón de Nueva York. Logró entrar en meta con un tiempo de 2:41:01 en decimocuarta posición. Para 2017 decidió darse un descanso, ser madre y retomar la actividad de cara a 2018.  Su objetivo, luchar por el oro en maratón en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. «Pensar que podría pasar a 120 millas por semana de golpe sería ridículo» afirma la nueva discípula de Jerry Schumacher.

«El objetivo a largo plazo es Tokio, pero ahora mismo lo que quiero es incrementar el kilometraje de manera inteligente. He estado corriendo unas ochenta millas a la semana en altura, en Colorado. Quería haber corrido una media maratón, pero ni Jerry ni yo estábamos seguros de estar preparados para la distancia«.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta la norteamericana es cambiar sus rutinas de entrenamiento. Parte con la ventaja mental, dado que ahora, tras muchos años, se entrena única y exclusivamente en la disciplina que le gusta. «Cuando estaba entrenando para Río, meterme cada día en la piscina era muy duro«, confiesa.

«Nunca había hecho entrenamientos más largos de hora y media. Cuando entrenaba triatlón, mi tirada fácil era a ritmo de 4’30» o 5’00» el kilómetro. Ahora ya he llegado a correr dos horas y media con una hora a ritmo. Quiero hacer una base más sólida».

De hecho ya ha llegado a acumular hasta 22 millas, lo que son unos 35 kilómetros.

 

 

El maratón, de cara a otoño

Tras haber corrido con éxito en 5K y en 10K, la idea «es hacer una media maratón, y quizás un maratón en otoño, si estoy lista. Me encantaría que fuese antes, pero sé que no estoy preparada».