Gwen Jorgensen se retira del triatlón. Así lo ha publicado hace unas horas en redes sociales. Y lo hace para intentar conseguir el oro en maratón en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. «Es un riesgo enorme cambiar de deporte ahora mismo, cuando podría decirse que estoy en la cima y podría ganar más dinero del que he ganado hasta ahora«, ha declarado la deportista de Wisconsin en una entrevista para NBC nada más hacer oficial su decisión. «Sin embargo, estoy muy motivada para este nuevo reto. El triatlón me eligió a mí, y ahora yo estoy escogiendo el maratón«.

Hay que reconocer que Gwen ha logrado en triatlón todo lo que un deportista puede esperar: Campeona de las Series Mundiales en dos ocasiones y Campeona en Río 2016. A partir de ahora, además de Tokio 2020, se marca como objetivo ganar un major: Boston, Chicago o Nueva York.

Antes de su embarazo debutó en el maratón de Nueva York. Fue el pasado 6 de noviembre de 2016. Terminó en decimocuarta posición en 2:41:01, a más de 16 minutos de la ganadora. Días después reconoció estar decepcionada, aunque ni siquiera estaba preparada. Su tirada más larga había sido de 25 kilómetros, y solo una semana antes se había hecho con la victoria en el Island House Triathlon, además de toda la carga de entrenamientos y presión que acumulaba de la temporada.

«Mi ausencia este año del triatlón me ha permitido reflexionar y establecer nuevos objetivos«, dice Jorgensen. «El triatlón no me motiva tanto como podía hacerlo antes«. Igual que otros deportistas evolucionaron hacia la larga distancia, ella tenía claro que no iba a pasarse a los Ironman. «Tengo muchísimo respeto por los participantes de Ironman y de los 70.3, pero es algo que no me llama la atención en absoluto«, había dicho a lo largo de la pasada temporada.

«La razón básica por la que quiero competir en maratón es porque en triatlón he logrado todo lo que quería», ha añadido. «Si no hubiera conseguido el oro de Río, sin duda habría sido un fracaso». Jamie Turner, su entrenador, ya sabía de sus aspiraciones desde hace unos tres años.

Para ser competitiva frente a las africanas, Gwen sabe que tiene que mejorar sus tiempos en Nueva York unos quince minutos. «Parece ridículo, pero creo que puedo hacerlo«, ha afirmado. «Es arriesgado, y creo que mucha gente podrá pensar que estoy haciendo el tonto. De hecho, alguno en mi familia piensa que debo seguir haciendo triatlón, pero yo lo tengo claro: quiero probar algo nuevo«.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon