Han pasado ya unos días desde que Gwen Jorgensen anunciase a través de las redes sociales que se retiraba del triatlón para centrarse en el maratón, con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en su horizonte. Nada más hacerlo público twitter se llenó de menciones a la estadounidense deseándole suerte en su nuevo reto y la dos veces campeona de las Series Mundiales y actual oro olímpico comenzó a conceder entrevistas pormenorizando las razones que le han llevado a tomar tal decisión. La primera de ellas, para la cadena de televisión NBC, nos dejó un titular de lo más sorprendente: “El triatlón no me motiva como podía hacerlo antes“.

Slowtwitch, uno de los portales más importantes de triatlón, ha sido de los primeros medios especializados en sentarse con Jorgensen y charlar al respecto. Habiendo visto el pasado domingo la victoria en el Maratón de Nueva York de Shalane Flanagan, las referencias a su compatriota eran claras. “Su victoria me motiva y demuestra que, igual que han hecho otros como Amy Cragg, Des Linden o Meb Keflezighi, para tener éxito en la maratón hay que tener corazón, agallas y determinación“. Gwen es consciente de todo lo que supone el intento de ganar en Tokio. “No va a ser fácil, pero en esta vida no se puede vivir solo del talento. Tienes que trabajar duro y si el entrenamiento no va bien, se verá en los resultados. Estoy muy emocionada con el desafío que supone“.

A lo largo de los últimos años hay triatletas que han recorrido el mismo camino que va a recorrer la de Wisconsin. Sin ir más lejos, Nicola Spirig, oro en triatlón en Londres 2012, participó en los Campeonatos de Europa de atletismo de 2014, donde terminó vigésimocuarta en un tiempo de 2:37:12. Vanessa Fernandes, posiblemente una de las mejores triatletas de la historia, tiene un tiempo en maratón de 2:31:25, logrado en Valencia en la edición de 2015.

En ambos casos, han vuelto al triatlón. Nicola retomó la corta distancia, y la portuguesa se hizo con la victoria en el primer Ironman 70.3 Cascais. En el caso de Jorgensen, no se sabe qué le deparará el futuro, aunque sí tiene claro que tendrá que cambiar sus modelos de entranamiento: “He mejorado mi carrera a pie gracias a la natación y el ciclismo, pero sin embargo ahora me tengo que centrar en la maratón”. “Tendré que correr riesgos y acumular más de 160 kilómetros por semana, con lo que, corriendo tres veces más que antes, tendré que prescindir de la piscina y la bicicleta“.

Aún no tiene entrenador, pero una cosa tiene clara: “Necesito estar rodeada de los mejores, y necesito estar en un ambiente de esfuerzo constante donde me enfrente a mis rivales a diario“. Sea como sea, esperaremos ansiosos a ver los resultados. Porque los va a haber, y buenos, sin duda.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon