Ayer nos hacíamos eco de cómo había tratado Vueling a Carlos López, quien al volver a Mallorca tras disputar IRONMAN Vitoria -y quedar quinto- se encontró con su Orbea Ordú rota en las vainas traseras. Como no es la primera vez que ocurre, y no será la última, hoy reflexionamos al respecto de cómo las aerolíneas tratan a ciclistas a triatletas. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? ¿Qué se os ocurre a vosotros?