Una de las cosas que siempre nos preocupa en las carreras de triatlón de larga distancia es saber cada cuanto tiempo debemos hidratarnos. Generalmente se establece un protocolo de alimentación para el día de la carrera y así mismo también se dan unas recomendaciones como por ejemplo tomar un bote de agua y otro de sales por cada 1:30h de competición.

En 2013 se publicó un estudio (Dion y col, 2013; Eur J Appl Physiol 2-oct) para una carrera de Media Maratón en el que se hicieron dos grupos, uno bebió agua de manera programada cada cierto tiempo, y el otro grupo sólo bebió según su sensación de sed.

El resultado del estudio no ofreció ventajas de una forma de hidratarse frente a otras.

Pero claro, estamos hablando de un estudio sobre media maratón que es una prueba en la que estás corriendo entre 1:15h y 2:15h.

En el caso de triatlón de larga distancia no podríamos tener en cuenta este estudio y tampoco he encontrado nada que me diga cómo debemos hidratarnos.

Como recomendaciones importantes y para evitar la deshidratación y sus efectos sí que podemos tener en cuenta los siguientes puntos.

  • Debemos beber siempre antes de llegar a tener sed. A mis entrenados les digo que si en bici o corriendo te das cuenta que tienes sed, ya vas tarde. No se puede llegar a tener sed.
  • Los atletas entrenados deben beber más que los no entrenados. Esto puede resultar extraño porque se supone que están mejor preparados físicamente, pero no tiene nada que ver. El fisiologo JL Chicharro afirma que a mayor VO2máx, mayor necesidad de hidratación.
  • De igual modo, aquellos atletas poco entrenados o que simplemente suden muchísimo no deben querer compensar ese peso perdido por la sudoración mediante la hidratación.
  • El ser humano no se acostumbra a no beber. Hay deportistas, sobre todo de alta montaña, que dicen estar acostumbrados a no beber agua en sus expediciones y que han llegado a aguantar hasta 39h en la subida y bajada a un pico sin tomar agua (Denis Urubko). Puede hacerse, pero no por eso el cuerpo está preparado para aguantarlo.

¿Te ha gustado este artículo? Recibe más similares en tu correo.