Kyle Pease nació con parálisis cerebral, una enfermedad que se puede manifestar de varias formas. En el caso de Kyle se traducía en tener que usar una silla de ruedas y algunas dificultades en el habla. Pero ahí terminaba la discapacidad de Kyle. Tiene un trabajo y tiene su propia casa. Y, gracias en parte a su hermano mayor, ha sido ya cuatro veces finisher de Ironman, incluyendo Kona 2018.

El segmento bici era lo que realmente preocupaba a los hermanos Brent y Kyle Pease en el pasado Campeonato del Mundo. La natación no era problema para alguien que nada mucho más rápido que la mayoría de los grupos de edad y algún que otro profesional. Y correr un maratón tampoco había sido nunca un problema para ellos. Pero la bici era lo que preocupaba y, sobre todo, poder llegar antes del corte, algo que solo la pareja formada por Rick y Dick Hoyt habían conseguido antes en una prueba de Ironman.

Brent hizo su primer Ironman en Louisville en 2010, y ver a su hermano acabar fue uno de los momentos más importantes para Kyle. Terminar un Ironman era algo que nunca se le había pasado por la cabeza, no conocían en ese momento la historia del team Hoyt y se habían convertido sin saberlo en la segunda familia en demostrar que la parálisis cerebral no es excusa para terminar un Ironman.

Los dos hermanos consiguieron el sueño de ser finishers en Kona en 14 horas y 29 minutos. Para ello Brent tuvo que nadar durante 1:07:33 con un arnés en su cintura tirando de un kayak donde estaba su hermano Kyle. La bici con una montura especial que crearon la terminaron en 8:22:03 y la carrera a pie en la que Brent empujó la silla de ruedas de Kyle en 4:45:54.

Brent y Kyle Pease

Foto: Facebook //Walking with KPeasey

Beyond the finish, la historia de los hermano Pease

Con tanta experiencia a sus espaldas, los hermanos Pease han decidido escribir un libro donde relatan todas las experiencias que dieron forma a la fuerza, la tenacidad y el increíble vínculo fraternal que les unió desde la infancia. «Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, hazlo juntos.», algo que no puede hacer más justicia a lo que han conseguido los hermanos Pease.

Beyond the Finish ofrece al lector una visión sobre las vidas de Brent y Kyle Pease, la seguna pareja de triatletas en silla de ruedas en cruzar la línea de meta del Campeonato del Mundo IRONMAN, en Hawaii. El libro ofrece el punto de vista de muchos familiares y habla de la actitud positiva de toda la familia, que siempre ha superado momentos complicados en la vida, como cuando le diagnosticaron a Kyle cuadriplejia espástica o parálisis cerebral cuando era niño. Las diferentes narraciones ofrecen una visión sincera de cómo Brent y Kyle comparten las pruebas de forma individual en lo que al final es un esfuerzo de equipo hasta que no se cruza la línea de meta.

Una narración sin anestesia, donde se cuentan varios episodios reales de la vida de los hermanos. Desde un pasado unido a la bebida de Brent, hasta los relatos de Kyle de cómo usar el baño como persona discapacitada.

Leer este libro es una verdadera cura de humildad para toda persona que esté en plena posesión de sus capacidades. Frustrarse por un mal resultado en una prueba, por un mal entrenamiento o por los ritmos de carrera en determinados días resulta pueril al leer historias como la de los hermanos Pease. Brent y Kyle Pease nos recuerdan que no todo el mundo tiene la opción de entrenar para mejorar. Para Kyle, cada día en sí mismo es un IRONMAN en su lucha contra la parálisis cerebral.

El IRONMAN es cosa de los dos

Si hay algo que queda patente en el libro es que ninguno de los hermanos puede completar un IRONMAN sin el otro. De hecho, la pareja suele decir a menudo que Brent le presta a Kyle sus piernas, y Kyle le presta a Brent su espíritu. Brent puede ser el motor físico que mueve todo el mecanismo, pero el espíritu fuerte y sabio de Kyle es lo que impulsa a la pareja a la línea de meta. Uno de los momentos más emotivos, sin duda, que vivimos en Kona 2018:

Pease brothers finish history-making Ironman World Championship Triathlon

EMOTIONAL MOMENT: For 14 hours 29 minutes Brent Pease pushed, peddled and pulled his brother Kyle, who has cerebral palsy. They covered 2.5 miles in the water, Brent pulling Kyle in a raft, then 112 miles on a bike, finishing with a 26.2 mile run.On Sunday, the Pease brothers, from Atlanta, became the second ever wheel chair duo assist team to complete the Ironman World Championship Triathlon: https://on.11alive.com/2P0whsi

Geplaatst door 11Alive op Maandag 15 oktober 2018