Este fin de semana 35.000 ciclistas se habían dado cita en la salida de la Cape Town Cycle Tour, una de las carreras con más participantes del mundo, pero se quedaron con las ganas. O no. Quizás se sintieron aliviados. El fortísimo viento, con rachas superiores a los 100 kilómetros hora, fue el culpable.