Entrenar con lluvia vale doble