Sebastian Kienle lleva dos años subido en una montaña rusa: de un 2014 en el que lo ganó absolutamente todo, a un 2015 en el que ha tenido que vivir a la sombra de su compatriota Jan Frodeno, con un segundo puesto en el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 y un octavo en Kona. ¿Y 2016 qué? ¿Cal o arena?

Así de primeras podremos ver cuál es su nivel en Frankfurt, donde ha confirmado que estará. Junto a él, Andreas Raelert y Tim O’Donnell competirán a orillas del Main por una de las mejores bolsas de premios que da Ironman: 150.000 euros, de los cuales 75.000 son para el ganador. Una razón más que de peso para ir deprisa. No sé porqué no apreté más en la edición del año pasado. Cagüen…

¿Y Jan Frodeno? Pues toda la pinta tiene de que no estará en esta edición. Challenge Roth le ha ganado por la mano a Ironman, ha confirmado la asistencia del campeón alemán el próximo 17 de julio y todo apunta a que la poca diferencia entre ambas pruebas -dos fines de semana- lleve a que, mientras Kienle, Raelert y O’Donnell estarán peleándose entre ellos por el Campeonato de Europa de Ironman, él esté en casa cambiando pañales y preparándose para uno de sus objetivos principales de este año: batir el récord de distancia Ironman, precisamente en manos de Andreas Raelert.