La ciudad italiana de Bari tomó la iniciativa el pasado mes de enero de ofrecer dinero al mes a aquellas personas que optaran por dejar el coche en casa y utilizar la bicicleta. Además, el ayuntamiento de Bari proporcionará ayuda económica para fomentar la compra de bicicletas nuevas o eléctricas (150 euros por bici tradicional, 250 euros por bici eléctrica y 100 euros por una bici de segunda mano). Bari es la primera ciudad italiana donde se pone en práctica este piloto de cambiar bicis por coches. El piloto durará cuatro meses y para poder llevarlo a cabo se ha destinado un presupuesto de 545.000 euros. El ayuntamiento abonará un total de 20 céntimos por cada kilómetro recorrido de casa al trabajo y 4 céntimos para las demás rutas urbanas.

El objetivo no es sólo reducir el tráfico en las carreteras, sino ante todo cuidar el medio ambiente. Como resultado del experimento, se prevé duplicar el número de ciclistas. Está previsto pagar por cada kilómetro recorrido en bicicleta, con un máximo de 25 euros al mes.

El reembolso no superará 1 euro por día y 100 en los cuatro meses de prueba. Las bicicletas estarán equipadas con un kit con GPS antifraude para monitorizar los kilómetros recorridos. «Si pedalea, no sólo ganará salud», ha dicho el alcalde de Bari, Antonio De Caro.