El 10 de septiembre de 2016 será un día que Jairo Ruiz no olvide en la vida. El almeriense se hacía con la medalla de bronce en la prueba de PT4 de los Juegos de Río, en los que el triatlón se estrenaba como disciplina paralímpica. Profesional desde 2015, hay otra cita que, cuando se produzca la próxima semana, tardará mucho tiempo en borrarse de su cabeza: el 8 de junio de 2019.

Y es que el deportista afincado en la Blume se convertirá en el primer paratriatleta español que compita con los élite: será en el Campeonato de España de triatlón sprint, que tendrá lugar en casa, en Roquetas de Mar. A lo largo de los últimos años ya ha demostrado que está completamente capacitado para pelear con ellos. De hecho, en su camino a Río 2016 fue capaz de hacerse con la tercera plaza en el Triatlón Villa de Aranda, siendo solo superado por Antonio Benito y Rubén Peñuela.

«Aunque al cien por cien no está confirmado, no debería de tener problemas ya que estoy en el puesto 75 y hay plazas para los cien primeros«, confirmaba Jairo en una reciente entrevista para el portal Deporte Adaptado. «Será algo histórico y me servirá como entrenamiento de gran nivel de cara a la temporada que me espera. También es especial porque se disputará en mi casa, el mejor lugar para hacer historia en el triatlón español«, ha explicado.

Los rivales serán de enjundia, tal como se puede ver en el listado provisional de inscritos: Genis Grau, Jordi García -ganador de la última edición de Barcelona Triathlon by Santander- o Camilo Puertas -ganador en triatlón de Sevilla-, serán de los que más complicado le pongan las cosas al de Triatlón Atleti. «El objetivo es nadar lo más rápido posible, porque en el agua será donde más tiempo perderé, hacer el mejor segmento de bici posible para que no me doblen y así no quedar eliminado, y acabar la carrera para sentar un precedente», comenta.

El futuro, cerrar la clasificación para los Juegos Paralímpicos

«Quiero estar en Tokio 2020» nos decía unos meses después de lograr el bronce olímpico, cuando teníamos la oportunidad de entrevistarle. Para ello, hay tres fechas que tiene marcadas a fuego en el calendario: las Series Mundiales en Canadá, a disputar a final de mes -coincidiendo con la prueba de los élite-, en la que podrá comenzar a acumular puntos. Después, la Gran Final de Laussane el 1 de septiembre, y el Europe del 14 de septiembre, que se disputará en tierras valencianas.

«Si hago tres buenos resultados» afirma, «prácticamente cerraría mi clasificación para Tokio 2020. Eso me permitiría afrontar el próximo año con más tranquilidad. Ya conseguí un bronce en Río y en los siguientes Juegos el objetivo es volver a subir al podio«.