Jairo Yepes es un colombiano medellinense de 87 años que no concibe la vida sin la bicicleta. Hace más de 50 años que hizo de la tradicional subida a Patios más que una forma de vida, una costumbre. El alto de Patios es una subida clásica entre los ciclistas bogotanos, con sus 6 kilómetros al 6,5% de desnivel de media y su cima a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Más de 5.000 personas entre semana y especialmente los domingos, se retan y entrenan en este mítico alto colombiano.

A sus 87 años, sube a Patios cuatro días por semana

Y a Jairo Yepes lo que menos miedo le da es el desnivel o la longitud de la subida a Patios. La rutina de este veterano ciclista es siempre la misma. No se pierde ni un miércoles, jueves, sábado y domingo. Se levanta a las 6:00 de la mañana, se ducha y se toma un vasito de tinto (que no puede faltar) y sale a rodar.

Como premio para muchos otros ciclistas, el desayuno le espera en lo alto de la subida. Concretamente en Rocío, un clásico para los ciclistas de la zona. Allí repone energía con otros muchos compañeros de carretera antes de iniciar el descenso. Una bajada que ahora hace en 15 minutos y con mucho cuidado de no caerse y tener ningún accidente. Pero los accidentes también han llegado y tal como él lo afirma, “de todo se aprende, se levanta la gente y sigue la lucha. He tenido que ir como tres o cuatro veces a la clínica para que me remienden de raspones en brazos, piernas, codos. Un día tres punticos en la cabeza, pero nunca he sufrido de fracturas o luxaciones”.

Uno de sus hijos, Nicolás, habla sobre la gran pasión de su padre, el ciclismo, una pasión con la que la edad no ha podido. «Mi padre lleva este deporte en la sangre, definitivamente ésa es su vida. Antes me tocaba ir detrás de él y seguirle el paso… era complicado, ahora yo soy su escudero, el que le acompaña y el que comparte la afición por el caballito de acero de tantas batallas”, cuenta.

Jairo Yepes

Foto: IDRD

Como buen ciclista, Jairo Yepes tiene bien grabados los tiempos de subida a Patios: “Recuerdo que por esa época impuse un récord. Me hacía un tiempo de 26 minutos, era muy rápido… Ahora subo como en 50 minutos, a mi ritmo, pero nunca paro. No soy de los que sube por etapas, o de los que me monto y luego me bajo de la bicicleta, le doy hasta terminar”, comenta.

Para poner en contexto el tiempo de Jairo, los menos entrenados, pero grandes entusiastas suben El Alto en una media de 50-60 minutos. Los más preparados suelen andar entre los 25-30 minutos, entre los cuales se encontraba este portento del ciclismo veterano en sus años mozos. Y los más expertos pueden llegar a la cima incluso en 16 minutos, pero estamos hablando ya casi de élite. Según rumores y testimonios de vecinos, personajes de la talla de Lucho Herrera o Fabio Parra han registrado tiempos de 14 minutos y medio, otra guerra muy diferente a la de los mortales.

Ver a Jairo Yepes y su reloj calculadora en la muñeca es como volver 30 años al pasado, cuando subía a Patios en 26 minutos, pero verle subir ahora es es sinónimo de alegría, vida, pasión al límite y un reto constante que nos sirve a todos de ejemplo. ¡¡Grande maestro!!

Fuente: idrd.gov.co