Mudo ha dejado el estadio Jakob Ingebrigtsen, el joven noruego de 17 años que hoy se ha proclamado Campeón de Europa de 1.500 metros.  El sueño de los tres hermanos noruegos Ingebrigtsen  de conseguir un triplete en la final de los 1.500 metros del Campeonato de Europa no se ha podido cumplir, pero sí el oro para el más joven de los tres. Los tres hermanos, Filip, de 25 años, Henrik, de 27, y Jakob, de 17, se clasificaron el miércoles para la final disputada hoy en semifinales distintas.

Los tres Ingebrigtsen han salido en las últimas posiciones durante los primeros metros de la prueba. Poco a poco se han ido colocando en puestos delanteros en una carrera nerviosa y con tirones, hasta que han completado las tres posiciones delanteras a falta de una vuelta para el final. Jakob no ha dudado ni un momento en tirar de la prueba sin mirar más allá que hacia la meta. Ha conseguido aguantar por centésimas entrando en primera posición en meta con 3:38.10.

Su nombre se sitúa hoy a la altura de los más grandes atletas del momento. El noruego de 17 años Jakob Ingebrigtsen es a su corta edad una verdadera figura del atletismo que ya ganó el pasado mes de mayo en un 1.500 al actual campeón olímpico, Matthew Centrowitz. Y en la Diamond League de Mónaco volvió a destrozar otro récord mundial en su categoría mejorando su propio récord de 3:36.06 conseguido en junio en el Bislett estadio de la Oslo Diamond LeagueMejoró ese récord en más de cinco segundos terminando en 3:31.18.

Un récord mundial que llegaba justo después de que Ingebrigtsen participara en el Campeonato del Mundo Sub-20 de la IAAF en Tampere, Finlandia. En ese encuentro, Ingebrigtsen fue segundo en los 1.500 metros con 3:41.89, y tercero en los 5K con 13:20.78 y con nuevo récord en su categoría de edad incluido.

Un gran trabajo el del padre de esta saga de atletas noruegos, Gjert Arne Ingebrigtsen, desde que empezara a entrenar al segundo de sus siete hijos, Henrik, en el atletismo. Tenía condiciones para correr, y aunque no tenía formación deportiva, terminó situándole en el Europeo de Helsinki en 2012. Henrik, de 21 años en aquella época, se colgó el oro en el 1.500. Cuatro años más tarde, en Ámsterdam, Filip Ingebrigtsen se proclamaba campeón de Europa también de 1.500 metros. Y este año, Jakob Ingebrigtsen es quizá el que mejor y más rápido ha asimilado la formación y experiencia de su padre a la hora de ver resultados. Llegaba a Berlín rodeado de expectación y no era para menos, después de haber corrido los 1.500 metros en 3:31.18 en Mónaco con sólo 17 años.

Estamos, sin duda, ante uno de los grandes atletas de este milenio, y si no, al tiempo.