El pasado jueves Jan Frodeno se fue al suelo en las inmediaciones de Girona cuando rodaba a 60 kilómetros por hora. Afortunadamente el alemán no se hizo daños de gravedad y el viernes ya estaba entrenando de nuevo, pero el susto fue de consideración.

Aprovechando la campaña de Oakley, la marca de gafas de sol que le patrocina, el dos veces campeón del mundo ha contado, en cifras, cómo fue la salida en que se accidentó: «4h46min, 2528m de subida, 237W de potencia media, 1193W de potencia máxima, 36.606 latidos, 24.310 pedales, 2 ruedas, 10 puntos. Está bien buscar el límite y a veces ir un poco más allá«, escribía el discípulo de Dan Lorang.

4h46min, 2528m of climbing, 237W avg Power, 1193W Max Power, 36.606 heartbeats, 24.310 pedal strokes, 2 wheels, 10 stitches. It’s ok to seek out your limit and sometimes go beyond a little. #OneObsession @oakley 📷 @oriol_batista

Una publicación compartida de Jan Frodeno (@janfrodeno) el

«El ciclismo lo es todo para mí«, escribía un día después también en su cuenta de Instagram. «Descubrir nuevos lugares, subir una montaña y volver bajando. La recompensa es una de las mejores sensaciones que conozco, e incluso una pequeña caída de vez en cuando merece la pena«. Los diez puntos recibidos -que habrá que ver, si siendo en plena cara, requieren de cirugía posterior- y la chapa y pintura parece que no serán óbice para impedir su participación en quince días en el Campeonato de Europa de Ironman, a disputar en Frankfurt, y que volverá a enfrentarle a Patrick Lange. Después del abrumador triunfo de Frodeno en Ironman 70.3 Kraichgau, seguro que el vigente campeón del mundo de Ironman tiene ganas de revancha.

La campaña de Oakley, con los triatletas TOP

Jan Frodeno no es el único triatleta que ha participado en One Obssesion, la genial campaña de Oakley. Antes de él su compatriota Sebastian Kienle narraba el esfuerzo que supone un Ironman, la británica Lucy Charles listaba las horas de entrenamiento que lleva acumuladas en 2018, y Lionel Sanders explicaba cuántos minutos ha pasado entrenando por encima del umbral.