Jan Frodeno dio una lección de pundonor el sábado durante la disputa del Campeonato del Mundo de Ironman. En su situación, sin opciones de revalidad título y con fuertes dolores de espalda, lo normal hubiera sido retirarse. Pero él, tal como declaró al acabar la prueba, por respeto a sus rivales y a los aficionados, decidió seguir. Se paró a estirar, anduvo durante varios kilómetros y no fue hasta pasada media hora que retomó la carrera. Finalmente entró en meta entre los aplausos y la admiración del público en 9:15, a más de una hora del ganador, su compatriota Patrick Lange.

Revive la entrada en meta de Jan Frodeno.

Si el alemán ya nos tenía ganados a todos por su carisma, por su cercanía con el público y por el respeto que tiene a sus rivales, la capacidad de sacrificio del sábado terminó por encumbrarle como uno de los triatletas más queridos del panorama internacional. Pero es que además no fue el único gesto emotivo que nos brindó a lo largo de la celebración de la prueba. En la fase decisiva de la carrera a pie, cuando Patrick Lange estaba a punto de dar alcance al canadiense Lionel Sanders, Jan Frodeno se cruzó con él. Ni corto ni perezoso, el triatleta de Colonia se paró a aplaudirle como cualquier aficionado más. Y no lo hizo de una manera cualquiera, si no insuflándole unos ánimos que posiblemente ayudaron a Lange a dar el último arreón final: «¡Vamos, joder, que lo consigues, que consigues bajar de ocho horas!«. Así lo grabó Laura Phillip, triatleta alemana:

Glückwunsch an meinen Teamkollegen @patricklange1 für diese Leistung! Das war soooooo geil mit anzusehen! Now you are a f****** World Champion🙇‍♀️💥 Enjoy! #deserveit

Una publicación compartida de Laura Philipp (@laura_philipp_tri) el

El año que viene Jan Frodeno volverá a Kona y volverá a ser uno de los grandes favoritos. Y sin duda alguna nos brindará nuevos motivos para emocionarnos.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon