Ayer sábado la posibilidad de saber qué ciclistas estaban detrás de las 211 bolsas de sangre requisadas en la Operación Puerto sufrió un duro varapalo. El auto aclaratorio de la Audiencia Provincial de Madrid, emitido el miércoles, rechaza devolver las bolsas a Eufemiano Fuentes, como pedía su defensa, pero también bloquea la posibilidad de conocer quiénes eran sus propietarios. El auto dice, textualmente, “La petición de las muestras no tenía como finalidad destapar a los deportistas en orden a la apertura de procedimientos disciplinarios contra ellos, sino tratar de descubrir si pertenecía a algunos de los que se les abrieron expedientes por supuesto dopaje“.

A la hora de la verdad esto es como no decir nada, dado que todos los expedientes abiertos se cerraron hace muchísimo tiempo. A partir de ahora el futuro para esclarecer quiénes eran los tramposos es incierto. La única posibilidad al respecto es que se cree una comisión de investigación, que es lo que la AMA y AEPSAD querrían.

Las reacciones no se han hecho esperar. Entre los triatletas, los primeros en mostrarse contrariados han sido Saleta Castro, conocida por su lucha constante contra los tramposos, y el alemán Jan Frodeno, que no se ha cortado en su cuenta de twitter:

Traducción: Menuda mierda! Alguien demasiado grande para que caigan nombres?

El alemán ya ha mostrado en más de una ocasión su repudia por los dopados. Recientemente, en una entrevista en un acto de Vies Braves y Ameo Powerbreather, Jan Frodeno describió Girona, donde actualmente reside, como “un sitio famoso para practicar ciclismo, lamentablemente gracias a la gente equivocada”, en clara referencia a Lance Armstrong, Floyd Landis, Tyler Hamilton y el resto de ciclistas del que fuera, en la década de los noventa, el equipo más potente del panorama ciclista, el US Postal. El equipo norteamericanoe tenía en la capital de la Costa Brava su base de operaciones en un palacete en pleno casco histórico, donde se guardaban las bolsas de sangre preparadas para posteriormente hacerse transfusiones en plena competición.

No es la primera vez, ni será la última, que Jan Frodeno muestre su rechazo ante el dopaje. A principio de temporada ya criticó que se relacionase, en el momento de su presentación como nuevo club UCI, al Bahrain Merida con el Bahrain Endurance 13, equipo triatleta para el que compite Frodeno. Sus palabras fueron: “no hay vinculación con ningún equipo ciclista, y menos con uno en el que Nibali esté implicado”, en referencia al pasado del Tiburón y su conexión con Michele Ferrari, el que fuera médico del citado Lance Armstrong.