Ayer 22 de abril la marca deBoer anunciaba el lanzamiento de dos neoprenos, el Fjord 1.0 y el Flōh 1.0. La gran noticia que acompaña el estreno es que Jan Frodeno, medallista olímpico en Pekin 2008, Campeón del Mundo de Ironman en 2015 y 2016 y hasta en tres ocasiones del Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 será el principal embajador de la compañía, con sede en los Países Bajos.

«Para mí los neoprenos siempre han sido un compromiso«, escribía el triatleta afincado en Girona. «Gracias a deboer por crear un traje que traduzca mi natación en la piscina a las aguas abiertas. Es el neopreno más flexible y rápido con el que he nadado«. No será el único triatleta de primer nivel que utilice los dos modelos. Ben Kanute, segundo en el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 de 2017, ganado por Javier Gómez Noya, también será imagen de marca, al igual que su compatriota Matt Rusell y la canadiense Brook Brown, ganadora hasta en tres ediciones de Full Vitoria.

«Lo que más me gusta de estos neoprenos Deboer es la flexibilidad«, ha manifestado Frodeno. «El diseño y el corte que tienen me permite dar una brazada más natural«.

La compañía, de reciente creación, también cuenta con un traje trampa, el Tsunami, con el que si nada se tuerce veremos en Kona a Frodo el próximo 12 de octubre.

Dos modelos, y ambos a 1.499 dólares

Lo que más destaca del Fjord 1.0 y del Flōh 1.0 es, por encima de todo, su precio, que en su web está fijado en 1.499 dólares. Muy pocos neoprenos de otras compañías se acercan a estos precios: por ejemplo, por tomar referencias de primer nivel, el Roka Maverick que utilizan Javier Gómez Noya, Mario Mola o Lucy Charles costaría exactamente la mitad, 750 euros. El Zone3 Vanquish de Josh Amberger o Tim Don no llegaría a los 700.

Como se puede leer en las especificaciones técnicas, el primero, el Fjord 1.0 está orientado para la natación en aguas frías -cercanas a los dieciséis grados- y cuenta con tecnología DuraFlex en los brazos, proporcionando un movimiento de hombros sin resistencia. En torso y piernas, el material escogido es WhaleSkin, que reduce la resistencia y aumenta la flotabilidad. Ambas tecnologías, tanto DuraFlex como WhaleSkin, estarían patentadas por la marca fundada por Alex de Boer, triatleta amateur.