Jan Frodeno ha vuelto a la actualidad esta semana tras la publicación de su autobiografía el pasado lunes. Aún solo disponible en alemán, en ella el doble campeón del mundo de Ironman cuenta cómo fue su llegada a este deporte y cómo lo ha vivido desde que comenzase, hasta la lesión en la pasada edición en Kona.

«Con este libro cuento mi carrera como triatleta, de manera muy personal, muy auténtica«, ha confesado el alemán en una reciente entrevista para Abendzeitung, medio muniqués. «He trabajado en él hasta que ha quedado tal y como quería. Ahora ya está hecho. No me importaba en qué momento de mi carrera pudiese estar en el momento de su lanzamiento«.

Tras su triunfo en Ironman 70.3 Oceanside y en Challenge Taiwan, Frodeno competirá a mediados de junio en Ironman 70.3 Kraichgau, con la puesta la vista en el Campeonato Europeo de Ironman, a disputar en Frankfurt. Allí se enfrentará con un Patrick Lange que, aunque no ha empezado la temporada como se podría esperar, con un segundo puesto en Challenge Mogan Gran Canaria y un tercero en el olímpico sin drafting de Buschhütten, seguro que en octubre estará al máximo nivel para tratar de revalidar el título de 2017.

Los favoritos para ganar en 2018

«Patrick es el máximo favorito«, ha afirmado Frodeno sobre el próximo Kona. «Fue tercero en 2016, y el año pasado demostró que tiene lo que se necesita para ganar». Pero no solo ve a Lange como principal rival. «Sebastian Kienle, como siempre, pondrá toda la carne en el asador. Además, cuento con Javier Gómez Noya«.

El mal trago de 2017

Tras la pasada edición, Frodeno volverá con más ganas que nunca a la Big Island. «Aquello fue una derrota honrosa, pero al fin y al cabo una derrota«, comenta en referencia a su entrada en meta, a la que llegó andando tras varias horas de agonía. «No importa lo dolorosa que sea la competición, abandonar no era una opción«. «Terminar aquella carrera fue una feroz batalla entre la cabeza y el cuerpo, además de un baño de humildad frente al Ironman de Hawaii«.