Hoy se disputaba la prueba más importante del año junto a los Campeonatos del Mundo, IRONMAN Frankfurt, con el título europeo también en juego. Una de las carreras del año sin duda. Por cartel, por circuito, por historia… y encima con temperaturas extremas. Un duelo de titanes entre los dominadores del triatlón de larga distancia de los últimos años, un duelo entre Jan FrodenoPatrick Lange Sebastian Kienle. Y como era de esperar, no ha defraudado a nadie. Eso sí, un pinchazo inesperado del ganador del campeonato del mundo en 2017 y 2018, Patrick Lange, le dejó fuera de combate en el sector ciclista y sin opciones para pelear con sus compatriotas el título.

El primero en salir delante en la natación era el kaiser, Jan Frodeno junto a Dylan Mcneice. Sus otros dos rivales, Lange y Kienle salían en un grupo que perdía ya casi dos minutos. La salida de Frodeno con la bici fue brutal, marcó un ritmo desde el principio que dejaba claro que hoy había venido a ganar.

La suerte hoy no estaba para ninguno de los aspirantes a la victoria final, salvo para Frodeno. Sebastian Kienle se clavó un trozo de cristal durante la T2 y tuvo que ser atendido para poder seguir en la prueba. Unas tiritas en la herida y otra vez en la prueba para pisarle los talones a Frodeno, que se adelantaba en los primeros kilómetros de la carrera a pie.

Una vez comprobado que Kienle podía correr con la cura que le practicaron, el alemán empezó a recortar diferencias y alcanzar a Frodeno en el kilómetro 18, donde se les vio charlar durante algunos metros e incluso bromeando. A partir de ahí, el kaiser empezó a pisar el acelerador  y a marcharse en solitario, metiéndole poco a poco segundos a Kienle. Recordemos que Sebastian Kienle venía de una lesión en su tendón de Aquiles, que le hizo abandonar Kona el pasado 2018.

Victoria final para Jan Frodeno, que consigue así su tercer título y su segundo título de campeón europeo IRONMAN. Al final un tiempo por debajo de las 8 horas, 7:56:02 y un calor brutal que acompañó a todos los triatletas desde el inicio, ya que se nadó incluso sin neopreno. A pesar de ello, Jan Frodeno nadó en 47:12, completó el recorrido en bici de 185 kms en 4:20:14 y terminó la maratón final en 2:45:39.

«No ha podido salir mejor, el Ironman tiene mucho drama, creo que fue una de mis mejores carreras», decía un Frodeno, agotado al final. «Al final fue una pelea realmente dura». Por supuesto, estaba feliz al entrar en meta, pero «tan agotado».

Segundo fue Sebastian Kienle tras una increíble batalla por el título, con un tiempo de 8:00:01, vaya registro para el día que ha hecho hoy en Frankfurt. «De eso se trata nuestro deporte: un montón de altibajos, y he tenido unos cuantos hoy», dijo Kienle al final. «En mi cabeza, se podía freír huevos hoy», decía Kienle sobre el terrible calor que tuvieron que aguantar.

Y tercero en el podio ha sido el también alemán Franz Loeschke (8:17:24).

Podio Frankfurt

Foto: Ironman

Decididamente, estos hombres no son de este planeta. Disfrutad con el vídeo de entrada en meta de uno de los especialistas de la larga distancia de todos los tiempos, Jan Frodeno:

Patrick Lange ha seguido en carrera a pesar de pinchazo para confirmar su plaza para el Campeonato Mundial de Kona, donde e próximo mes de octubre se verá las caras con estos dos verdaderos monstruos de la larga distancia, Jan Frodeno y Sebastian Kienle. Llegó en undécimo, 51:47 minutos por detrás del ganador.