«Primer entrenamiento en pista en un tiempo y seguimos sincronizados» escribía con humor ayer Jan Frodeno en el texto que acompaña a su última publicación en Instagram. En ella se puede ver al dos veces Campeón del Mundo de IRONMAN junto a su compañero de entrenamientos esta temporada, el gerundense Nan Oliveras, con quien es habitual verle en la Tussols-Basil, la pista de atletismo más bonita de España.

Según los datos de Strava, y el comentario de Nan también a través de Instagram, la sesión de ayer fue de las que deja huella: quince series de mil, todas ellas alrededor de los 3′. Hace unos días hablábamos de porqué los PROs de larga estaban volviendo a la corta distancia, y la intensidad con que se desarrolló la sesión de ayer demuestra que Frodeno quiere volver a buscar los ritmos de hace casi una década, de cara a sufrir lo menos posible durante la próxima edición del Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3. Esta, a disputar en la localidad francesa de Niza el próximo 8 de septiembre, no solo contará con la presencia de su gran rival en larga Patrick Lange. También grandes figuras de la corta distancia, como Javier Gómez Noya, Fernando Alarza o Kristian Blummenfelt amenazan con hacerle sufrir más de lo habitual.

Más datos sobre la sesión de ayer

Todo comenzó a la una de la tarde con dos kilómetros de calentamiento fáciles, sobre 4’30» cada uno de ellos. Después, el bloque principal, las quince series, entre las que Jan y Nan apenas dejaban un minuto y veinte segundos de recuperación. A lo largo de ellas Nan llegó a alcanzar las 175 pulsaciones por minuto y una cadencia de 193 pisadas por minuto. Si con este entrenamiento, que duró casi una hora y cuarenta minutos, no tuvieron suficiente, después ambos salieron a una transición a dos horas de bicicleta por los alrededores de la pista.

En total 54,87 kilómetros con poco más de 500 metros de desnivel. A tenor de los datos del potenciómetro de Nan, una salida relajada. La típica salida relajada que al resto de los mortales nos dejaría con las piernas del revés.