Por fin hemos visto a Jan Frodeno volver a competir. Ha sido en la Double Century Bike celebrada en Sudáfrica, participando junto con sus otros compañeros, la triatleta suiza Daniela Ryf y el australiano Chris “Macca” McCormack, todos miembros del Breitling’s Triathlon Squad. Los tres, junto con el director ejecutivo de la marca, Georges Kern, han participado hoy en una prueba de ciclismo de resistencia para apoyar una organización benéfica sudafricana, Qhubeka, que se encarga de proporcionar bicicletas como medio de transporte en aquellas comunidades donde no hay otra alternativa.

Junto con este elenco de triatletas de primer nivel mundial, a la escuadra de triatlón se ha unido también el ciclista de montaña suizo, siete veces campeón del mundo, y múltiple medallista olímpico Nino Schurter y el 9 veces campeón de Ironman Suiza y especialista en duatlón Ronnie Schildknecht. En Swellendam, Sudáfrica, todos ellos han participado hoy por una única causa, recaudar fondos para esta organización, a la que dedica también su esfuerzo el Team Dimension Data. Una bonita foto de equipo de los seis componentes del equipo junto con Nicholas Dlamini, del Dimension Data, que hoy han pedaleado por una buena causa, Qhubeka.

Daniela Ryf y Jan Frodeno

Foto: paulingpen

La prueba que empieza y termina en la ciudad de Swellendam, consta de 202 kilómetros y un desnivel acumulado aproximadamente de 2.100 metros.  Aunque no es distancia para estos titanes, hoy han participado con una sonrisa de principio a fin y sin ánimo competitivo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Mission accomplished💪 #squadonamission with @breitling for @qhubeka @coronationdc

Una publicación compartida de Daniela Ryf (@danielaryf) el

Qhubeka es una organización sin ánimo de lucro de origen sudafricano que, a través de la donación de bicicletas, pretende mejorar la vida de los colectivos más desfavorecidos garantizándoles un método de transporte que les permita desplazarse a las escuelas, centros médicos, lugares de trabajo y zonas de difícil acceso.

 

Las largas distancias y la falta de medios de transporte en muchas regiones de África son una barrera de acceso a oportunidades para muchas personas. Qhubeka – que en Bantú significa seguir adelante, progresar – aspira a convertir las bicicletas en una herramienta para el progreso, una herramienta que permita romper las limitaciones de muchos habitantes y les garantice ser los dueños de su propio futuro.