Javier Gómez Noya es definitivamente de otro planeta, un triatleta sin igual. El gallego se había marcado como objetivo para esta temporada el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, y lo ha logrado esta tarde con una solvencia casi insultante. Se hace así con su segundo título, tras el logrado en 2014 en Mont Tremblant.

La carrera ha transcurrido según los patrones preestablecidos: Javi con el norteamericano Ben Kanute saliendo los primeros del agua, nadando a 1’15» el 100, Sebastian Kienle y Tim Don apretando en el segmento ciclista para tratar de abrir la mayor distancia posible, y con Javi dando su enésimo golpe de autoridad sobre la mesa en la carrera a pie. Todas los análisis previos, incluidos los de Best split of the bike y Trirating estipulaban que tanto Kienle como Tim Don necesitaban del orden de tres minutos de ventaja al bajarse de la bici para poder tener algún tipo de posibilidad en la carrera a pie. Sin embargo, Gómez Noya ha sabido plantarse cara y ha alcanzado la T2 con apenas 30″ de retraso sobre ambos. A partir de ahí, el martillo percutor del cinco veces Campeón del Mundo de triatlón ha ido golpeando uno a uno a sus rivales, a un ritmo de 3’20» el kilómetro, hasta superar a Ben Kanute, el gran outsider de la carrera de hoy, poco antes del ecuador del segmento.

A partir de ahí, ha controlado la carrera a la perfección. Como decían en la transmisión en directo, «lo atractivo de la carrera estaba por detrás«, en la lucha por el segundo y tercer puesto. En meta, el discípulo de Carlos Prieto ha entrado en un tiempo de 3’51’11». «Qué cansancio» ha sido lo primero que ha podido decir nada más acabar, arrancando las risas del público. En segunda posición un sorprendente Ben Kanute. Tercero ha sido Tim Don.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon