Quedan poco más de 24 horas para que se dispute la Gran Final de Rotterdam, en la que Mario Mola, Javier Gómez Noya y Fernando Alarza se juegan el título y copar las tres primeras posiciones del podio, algo que nunca antes había ocurrido. Apenas una semana después de ganar el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, Javier Gómez Noya se juega hacerse con su sexto título ITU. «He dormido bien, pero me siento cansado y no estoy totalmente adaptad. Pero, paciencia, espero estarlo el sábado y mentalizarme para darlo todo», ha confesado esta mañana a los amigos de La Voz de Galicia.

Hay que tener en cuenta que en menos de dos semanas ha volado de España a Estados Unidos, allí ha tenido otro desplazamiento de cuatro horas, y al día siguiente de conquistar su segundo título de Ironman 70.3, ya volaba para Rotterdam. Pese al cansancio, el discípulo de Carlos Prieto se ve ilusionado: «Si gano será el mejor año de mi vida«. «Lo vamos a intentar y salga lo que salga, mi temporada está más que hecha«.

El miércoles se quejó de las condiciones de entrenamiento en Rotterdam, teniendo que nadar en exterior y con lluvia, con un agua a 18 grados. Además el circuito de bici es un auténtico laberinto. «Entre 170 y 200 curvas«, dijo Richard Murray en sus redes sociales. Javier piensa más o menos lo mismo que el sudafricano. «Es la carrera más importante del año. Jugarte un Mundial en un circuito donde dependes más de la suerte que de tu buen hacer no me gusta. En Rotterdam se podía hacer algo mejor«.

Sobre la carrera en sí, que se disputa mañana a la una de la tarde, Javi lo tiene claro: «Intentaré ser agresivo.  Es importante nadar bien porque la natación será incómoda, con mucho viento y oleaje. Luego en la bici, con no caerse ya será un logro porque el circuito tiene muchos giros, adoquín, vías de tranvía… Si ahí sacas ventaja respecto a los rivales, mejor. La estrategia está clara, pero luego a lo mejor no la puedes llevar a cabo. Y correr lo más fuerte posible, claro».

Hace unas semanas hablábamos del mes loco que le esperaba, aunque ya empieza a ver la luz al final del tunel: «las dos siguientes semanas pararé, entrenaré suave y ya me centraré en Bahrein. Apoyaré el Desafío Illas Cies, pero sin competir porque llevo muchos esfuerzos».

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon