Recientemente hablábamos de los ritmos de Mario Mola, que llevaba desde 2012 corriendo a 3’01” el kilómetro. Si bien el mallorquín tiene el honor de poseer cuatro de los cinco mejores tiempos del segmento de carrera a pie desde que las Series Mundiales se disputan en el formato de liguilla, no es el más rápido -de media- de todos los triatletas del circuito. Este privilegio le corresponde a Javier Gómez Noya, la fiabilidad personificada.

Mientras que Mario Mola, que debutó en 2010 en Series Mundiales, tiene un ritmo medio a lo largo del total de estas ocho temporadas de 3’03” el kilómetro, Javier Gómez Noya lo ha hecho a 3’01”. El gallego cuenta con una temporada más, lleva disputando el circuito de Series Mundiales desde 2009, aunque el número de pruebas finalizadas por Mario es incluso superior, 46 por 44.

La razón última de esta fortaleza en la carrera a pie es sin duda su tesón y las ganas de mejorar. Poseedor de una técnica de carrera a pie prodigiosa, ha llegado a entrenar con atletas profesionales para mejorar tiempos, y aun con ello a la semana alcanza volúmenes cercanos a los 125 kilómetros de carrera a pie. En 2015, en una conferencia impartida por su entrenador Carlos Prieto supimos que Javi entrena hasta 30 horas semanales de las cuales destina siete a la carrera a pie.

El cinco veces Campeón del Mundo basa sus ritmos en una constancia de tiempos casi insultante. Mientras otros triatletas han tenido a lo largo del tiempo desfallecimientos o pájaras que les han hecho bajar su media considerablemente (el caso de los Brownlee en la gran final de Cozumel es el caso más destacable), Javi se mantiene estable dentro de un espectro de regristros muy reducido: su peor carrera a pie fue este año, cuando en Yokohama corrió tras cuatro días de antibióticos, que lo hizo a 3’12”. En el caso de Mario, por ejemplo, en Madrid 2010 se fue a un ritmo medio de 3’29”. También es cierto que por entonces tenía 20 años recién cumplidos, que era su debut entre la élite y que el recorrido siempre es más exigente que en otras ciudades, pero ahí está el tiempo.

Del resto de los rivales, los mejores son Jonathan Brownlee y Richard Murray, ambos con 3’02”. En el caso del británico le penalizan fundamentalmente dos carreras, la citada Cozumel 2016, en la que se fue hasta los 3’15” con su desfallecimiento, y la edición de este año de Yokohama, donde tras caerse en la bici y cargar con ella hasta la transición, hizo la carrera a pie sin presión competitiva. Eliminando estos dos resultados, estaría en los ritmos de Javier Gómez Noya.

Su hermano mayor, Alistair, iguala con Mario en 3’03”. El talaverano Fernando Alarza, por su parte, se va hasta 3’05”, aunque en clara progresión con el paso de las temporadas. De hecho, en distancia sprint se acerca bastante a los ritmos de Mario Mola: mientras que el mallorquín tiene un ritmo medio de 2’54” en esta distancia, Fernando se queda en 2’58”.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon