«Vengo a hacer un entrenamiento de cara al Ironman 70.3 de Barcelona. Es un honor ser el dorsal número 1, quiero disfrutar y pasármelo bien» decía Javier Gómez Noya minutos antes de tomar la salida en el Movistar Medio Maraton de Madrid.

Muchas veces nos hemos preguntado cómo rendiría el gallego compitiendo en 10K o en 21K con atletas profesionales, y hoy ya podemos decir que lo sabemos: tercer español en meta con un tiempo de 1:07:56, que supone su mejor marca en la distancia. «Es una media muy dura«, decía en meta. «Estoy muy contento con las sensaciones y ahora a seguir seguir trabajando«. Preguntado por si podría mejorar su tiempo de solo centrarse en la carrera a pie, el discípulo de Carlos Prieto lo tenía claro: «Yo creo que puedo correr más rápido, pero no es mi guerra«.

De hecho, el entrenamiento de hoy no acaba con la disputa de los 21K: «Esta tarde habrá piscina suave, hay que entrenar un poco más«.

Durante los cuatro primeros kilómetros de la prueba, que pican hacia arriba, Gómez Noya ha sido capaz de aguantar a los africanos y a Houssame Benabbou, campeón de España de media maratón. A partir de ahí se le ha visto varias veces mirar el reloj y tratar de ajustar el ritmo. Al paso por los 5K era el tercer español, con un tiempo de 15’50», por detrás de Benabbou y de Javi Martínez, hermano de Chema Martínez.

Por el 10K, punto en el que la carrera giraba y dejaba de picar hacia arriba, ha pasado en 32’22». Por el 15K, en 48’29», lo que supone un ritmo de 3’14».

La victoria en chicos ha sido para el keniata Ezrah Kiprotich Sang. En féminas, Naomi Jebet ha sido quien se ha hecho con el triunfo.