Con el  más que ambicioso objetivo ambicioso de completar dos distancias Ironman, Mallorca y Barcelona -con 7 días de diferencia-, conocí al protagonista de la entrada de hoy, Javier de Pablo.

Javier acababa de completar el Ironman de Lanzarote 2016 y me planteaba la idea de preparar en 20 semanas el desafío señalado.

¡La idea me gustó mucho! Si hay algo que me gusta es el entrenamiento de resistencia y disfruto mucho pudiendo ayudar a un deportista como Javier a cumplir sus sueños deportivos.

javierdepablo

El entrenamiento

Dividimos las 20 semanas que tenía Javier por delante en bloques de 5.  En el primer bloque el objetivo era recuperar el cuerpo y la mente del esfuerzo de Lanzarote. A partir de ahí, poco a poco quería ir construyendo una base muscular y aeróbica que le ayudase a completar en mejores condiciones los dos iroman que tenía por delante y recuperarse de la mejor forma del esfuerzo de Mallorca, cuestión que me preocupaba bastante, para rendir de la mejor manera en Barcelona.

En los siguientes bloques Javier se realizó analíticas para que valorásemos su perfil fisiológico y ver el estado en el que se encontraba para afrontar el reto que tenía por delante, que no era moco de pavo. Para ello, realizamos test de estado de forma para ajustar los ritmos y zonas de entrenamiento.

Nutrición acorde a la preparación, fisioterapia y ya teníamos muchos ingredientes para cuadrar la carga del entrenamiento adecuada para mejorar el rendimiento y recuperación de Javier. Todo ello sin olvidar que había que compaginarlo con su vida social y laboral de 8 horas diarias, más 2 start-ups, viajes a Rotterdam, París, Bruselas…y el calor y humedad del verano en Barcelona. Vamos, lo que viene siendo algo sencillo a la hora de planificar un entreno de esta embergadura. Pero teníamos dos opciones, preparnos bien o prepararnos muy bien, así que optamos por la última.

Progresamos en los entrenamientos aumentando la carga de entrenamiento de forma gradual. Basándonos en un trabajo constante, llegamos a la línea de salida y meta de Mallorca y Barcelona.

El resultado

Momentos buenos y momentos malos,  pero todos superados con la máxima ilusión y siempre con alegría y determinación. Un único objetivo, disfrutar de los entrenamientos y el triatlón, que es lo que nos tiene que mover a todos, disfrutar siempre, no lo olvidemos nunca. Cuando esto pasa a ser una obligación, deja de ser divertido.

javierdepablo2

 

Muchas gracias Javier por hacerme “cómplice”  de esta aventura y disfrutar siguiendo tu evolución.

Javier de Pablo ha terminado en cuarto español en 2016 Ironman de su grupo de edad:

imbcn