Jim Walmsley es una de las figuras que están llamadas a convertirse en estrella del ultra trail. Nacido en 1990, este corredor americano que vive en un pequeño pueblo de Arizona, Flagstaff, a más de 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, es uno de los corredores más osados y atrevidos a la hora de plantear competiciones. Tanto es así que en el mundillo se le conoce como «el chulo».

Cuando hablamos de Jim Walmsley estamos hablando de un atleta hecho a sí mismo sobre una pista de atletismo y muy acostumbrado a correr 10 kilómetros en asfalto. Por eso, mantiene una teoría clara sobre algunos corredores de ruta que luego se pasan al trail, «les falta capacidad de sufrimiento. Los corredores profesionales que hacen mediofondo o maratones en asfalto se equivocan si creen que pueden transferir sus entrenamientos a la montaña tan fácilmente. Se necesitan muchas horas de rodajes largos en desniveles”.

El pasado 20 de enero, el atleta patrocinado por Hoka One One, decidió poner a prueba su punta de velocidad para preparar el medio maratón de Houston y demostrar que el ultra trail no está reñido con la velocidad. Walmsley terminó en 1h04’00, lo que significa un ritmo de 3’02/km.

En febrero, Walmsley corrió la Hong Kong Fast 100 ultra. Una prueba con algo más de 80 kilómetros y 2.600 metros de desnivel positivo. Walmsley terminó la prueba en 6 horas, 40 minutos, lo que supone una media de 4’30″ el kilómetro.

Jim Walmsley

Foto: Instagram // Hoka One One

Objetivo, récord mundial de los 100 kms y de las 50 millas

Una docena de atletas de Hoka se dieron cita el pasado sábado en la localidad californiana de Folsom  con el objetivo de hacer historia en el mundo del atletismo. Apodado como Proyecto Carbono X, el objetivo no era otro que intentar batir los actuales récords mundiales de 100 kms y 50 millas (unos 80 kms aproximadamente) y a la vez presentar el nuevo modelo de zapatilla de la marca, con el que se corría la prueba.

Una docena de atletas que constituyen la flor y nata de estas especialidades y dispuestos todos ellos a enfrentarse a los récords actuales. Actualmente el récord de 100 kilómetros, tanto en categoría femenina como masculina, está en poder de dos japoneses. Con un tiempo de 6h09’14 de Nao Kazami en hombres establecido el año pasado en el Maratón del Lago Saromay en 6h30’11 de su compatriota Tomoe Abe en mujeres. En las cincuenta millas son la estadounidense Camille Herron (5h35’41) y hasta el pasado 4 de mayo, sudafricano Bruce Fordyce (4h50’21) los poseedores, destacando que esta última marca data nada más y nada menos que de 1983.

Doce atletas intentando batir marcas mundiales y otros ayudando a conseguirlo. Entre los primeros destacaban Jim Walmsley, Michael Wardian, Patriock Reagan y Sabrina Little mientras que en el grupo de «pacers» estaban Sage Canaday, Tim Freriks o Jared Hazen.

Aunque el equipo de Hoka no pudo conseguir su objetivo de bajar de las 6 horas en los 100 kilómetros, el corredor estadounidense Jim Walmsley sí consiguió batir el récord de las 50 millas de Bruce Fordyce. Walmsley rebajó la marca de Fordyce de 4 horas, 50 minutos y 51 segundos establecido en el ultramaratón de Londres a Brighton con un nuevo tiempo récord de 4 horas, 50 minutos y 8 segundos.

«No puedo quejarme; para nosotros el récord mundial de 50 millas era casi tan importante como los 100K, aunque me gustaría intentarlo en el futuro», decía al terminar Walmsley,

Walmsley se tomó un tiempo para recuperarse y refrescarse después de haber corrido las 50 millas antes de volver a salir para completar los 100K. Tenía que terminar la prueba oficial, que era una carrera de 100K, para que el parcial de 50 millas fuera ratificado como récord mundial.

El doble campeón mundial de 100K, el japonés Hideaki Yamauchi, ganó los 100K en 6:19:52, a casi 10 minutos del récord mundial de 100K de Nao Kazami. Patrick Reagan fue segundo, en 6:33:50. Yoshiki Takada de Japón fue tercero, en 6:52:03, y Walmsley cuarto, en 7:05:24, una nueva marca personal en la distancia de 100K.