Nuestro gozo en un pozo. Joshua Cheptegei no estará finalmente en la San Silvestre Vallecana 2018. Este año todos los aficionados madrileños de la capital contábamos con la participación de uno de los jóvenes talentos del atletismo actual, a pesar de sus tan solo 22 años, el ugandés Joshua Cheptegei. El atleta sufrió el pasado 22 de diciembre un accidente de tráfico en Kapchorwa, cuando un coche le embistió en la carretera. A pesar del susto, Cheptegei agradecía a Dios el haber podido sobrevivir al accidente: “Agradecido a Dios por salvarme de un terrible accidente en el distrito de Kapchorwa… un coche perdió el control cuando intentaba acceder a la autopista y me golpeó. Gracias a la policía de Kapchorwa por interceptar el coche que me golpeó cuando trataba de escaparse. Me estoy recuperando “, escribía Cheptegei en su cuenta de Twitter.

El año de Cheptegei

Cheptegei saltó a la fama en los mundiales de Kampala 2017, donde ya veían a su joven ídolo local como ganador de la prueba celebrada en Uganda. El ritmo infernal impuesto por Cheptegei se tornó en una verdadera agonía en el último kilómetro de la prueba. Momento que el keniano Geoffrey Kamworor aprovechó para dar su particular hachazo y dejar atrás al atleta local. Las imágenes con la tremenda pájara del ugandés rápidamente se hicieron virales, de la misma forma que su medalla de plata conseguida en el Mundial de Londres, donde solo Mo Farah consiguió superarle en la prueba de 10.000 metros.

En 2018 ha conseguido un doblete en las pruebas de 5.000 y 10.000 metros en los Juegos de la Commonwealth, y un registro de 27’16” en los 10K de Durban (Sudáfrica). Pero todavía tenemos todos reciente su récord del mundo en los 15 kilómetros en la mítica Zevenheuvelenloop, considerada la prueba de 15K más rápida de todo el planeta y, sin duda, una de las favoritas para el joven atleta ugandés Cheptegei. Ha ganado las cuatro últimas ediciones de la prueba, y en 2018 lo ha hecho con récord mundial. Cuando solo tenía 19 años, en 2015, ganó con 42’39”, en 2016 ganó con 42’12” en 2017 se quedó a tan solo tres segundos del récord mundial con 41’16” y en 2018 consiguió quitarse la espina, récord del mundo y 41’05”, una marca que promete perdurar.

Sin duda, una pena para todo el mundo del atletismo no poder contar con una de las estrellas más esperadas para la cita en el estadio de Vallecas.