El próximo 5 de octubre Juan Diego Gil, paralímpico, se enfrenta al gran reto de disputar IRONMAN Barcelona de la mano de Enervit. Tras tener que abandonar en IRONMAN 70.3 Barcelona por problemas mecánicos, el balear decidió competir en Triatlón de Riaza en la distancia half, para medir cómo estaba evolucionando la preparación.

Con un intenso calor, Juandy salió en cabeza de la natación, en el TOP5, y en la bicicleta fue capaz de mantener una muy buena posición. El problema llegó durante las cuatro vueltas finales de la carrera a pie, en los que tuvo que combinar tramos corriendo y tramos andando a causa del fuerte dolor intercostal que estaba sufriendo. Hace unas semanas se hizo una fisura en las costilla saliendo de la piscina y aún no ha logrado recuperar del todo.

Queda apenas dos meses y medio para IRONMAN Barcelona. El reto se acerca a su fin.