«Es la carrera que he estado esperando durante mucho tiempo, mi mejor carrera en pista», declaraba Julien Wanders, el joven corredor suizo de 23 años, nacido en Ginebra pero que entrena y vive entre africanos. Ya en Hengelo progresé mucho. Hice lo que dije, me enganché al grupo de cabeza todo el tiempo que pude. Vi que el ritmo de cabeza se ralentizaba un poco más adelante, así que volví a engancharme aunque sabía que estaba al límite. Lo pasé muy bien en la carrera. Todavía me queda sacar ese último esfuerzo en los últimos 800 metros, algo que los mejores logran hacer. Voy a trabajar.»

Así de contento se mostraba Julien Wanders tras su actuación en la prueba de 5.000 metros disputada en Lausana con motivo de la celebración de la Diamond League este viernes pasado. Wanders no perdonó esta vez y cumplió con su objetivo, que llevaba buscando durante algún tiempo. Una nueva marca de 13’13»84 (2’39″/km) que lo llevó hasta la posición número décimo cuarta tras un gran grupo de corredores africanos con tiempos mucho mejores que el suyo. El ganador de la prueba fue el etíope Yomif Kejelcha (13’00″56).

Julien Wanders

Foto: Danvernonphoto

Road to London, la vida de Wanders en estado puro

Julien Wanders aspira a representar a Suiza en los 10.000 metros de Tokio 2020, para ello entrena a diario como un africano más. Para ello, hace apenas unos meses se estrenaba Road to Tokio, la oportunidad de sumergirnos en la vida diaria de Julien Wanders. El plusmarquista europeo de media maratón (59’13) y 10K (27’25) desvelaba en imágenes su estilo de vida en Kenia y habla de cuáles son sus próximos objetivos en la pista. Road to Tokio empieza en Iten, probablemente uno de los lugares más emblemáticos en el mundo para cualquier corredor situado a casi 400 kilómetros de la capital. Es el lugar con más medallas olímpicas per cápita entre sus habitantes. Es el primero de 9 episodios de un documental dirigido por Winforce y athle.ch que se publicarán cada dos meses desde ahora hasta los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

En esta primera entrega podemos ver cómo es un día cualquiera en la vida de Julien Wanders, que se despierta a las 5:30 para empezar su jornada de estiramientos y entrenamiento, siempre en grupo, algo que ya ha remarcado muchas veces el plusmarquista mundial de maratón, Eliud Kipchoge: «Un 1% de todo el equipo es más importante que el 100% de uno mismo». Su entrenador, el suizo Marco Jaeger, le envía los entrenamientos semanales cada domingo y hablan por teléfono unas tres veces por semana para intercambiar sensaciones.

El joven suizo de 22 años busca en Iten huir del estilo de vida europeo que poco a poco empieza a invadir incluso la capital, Nairobi. Los objetivos son diferentes, muchos corredores de la zona buscan en la carrera una forma de ganarse la vida. Para Julien Wanders la motivación es diferente. Este joven corredor que podría vivir en uno de los diez países más ricos del mundo, cambió Suiza por Iten porque correr es su pasión, no por un tema económico. Y por ahora, parece que ese sacrificio le está dando sus resultados.