Vaya temporada está haciendo el corredor suizo Julien Wanders. Durante su etapa como estudiante, Julien Wanders se dedicó a investigar el dominio de los corredores kenianos, algo que le llevaría años después a tomar una decisión que cambiaría su vida a los 18 años. Después de haberse pasado los últimos cinco años entre kenianos, no es extraño que este suizo de 23 años empiece a correr ya como uno más de ellos y que por fin empiece a ver los resultados.

El 30 de diciembre batía en Houilles (Francia) el récord continental de 10K en ruta con 27:25. En febrero conseguía un nuevo récord de Europa de Media Maratón. Se propuso bajar de los 59:32 logrados por Mo Farah en 2015 en el Medio Maratón de Lisboa, y con ello batir el récord europeo de la distancia. Y lo consiguió en el RAK Half Marathon, en Emiratos Árabes Unidos, parando el crono en 59:13.

Apenas una semana después, Wanders se hacía con su primer récord mundial, era en los 5K de Mónaco y su tiempo: 13 minutos y 29 segundos. Se hacía así con dos récords europeos y también con un récord mundial.

A primeros de julio conseguía su mejor marca en un 5.000 metros disputado en Lausana con motivo de la celebración de la Diamond League. Wanders no perdonó esta vez y cumplió con su objetivo, que llevaba buscando durante algún tiempo. Una nueva marca de 13’13″84 (2’39″/km). Poco después, pulverizaba el récord suizo de 10.000 metrosCorrió el 10.000m en 27’17″29, mejorando su propio récord suizo en 26 segundos y logrando el sexto mejor tiempo europeo de todos los tiempos. Además, se hacía con la mínima para el Campeonato del Mundo de Doha. En una prueba que sirvió para probarse a los atletas etíopes de cara a Doha, Wanders se hizo con una novena plaza, a 29 segundos del ganador, Hagos Gebrehiwet.

Y este fin de semana le ha tocado rebajar su propia marca personal en el 1.500m, rebajándolo en cuatro segundos y consiguiendo un 3’39» durante el Internationales Leichtathletik Meeting disputado el pasado 3 de agosto en Berna.

Julien Wanders

Foto: Globalsport

Un tándem perfecto, Wanders y su entrenador Marco Jaeger

Nada de esto sería posible probablemente sin su entrenador, el suizo Marco Jaeger, que le envía los entrenamientos semanales cada domingo mientras Wanders está en Kenia y hablan por teléfono unas tres veces por semana para intercambiar sensaciones. Llevan 8 años entrenando juntos y el suizo se deshace en elogios con él.

«Desde el principio me gustó su filosofía de entrenamiento. Era una forma original y poco común de entrenar. La gente de alrededor pensaba que no íbamos a llegar a ninguna parte, pero Marco y yo fuimos pacientes (me refiero a Marco más que yo) y confiados en que llegaría. Siempre supimos que teníamos una meta a largo plazo.

Por supuesto, no siempre se lo he hecho pasar bien. Mientras que los atletas suelen saltarse los entrenamientos a veces, yo solía sobreentrenar e ir a entrenamientos secretos por mi cuenta, o aparecer en una sesión de pista con fiebre alta sin decírselo a Marco, por ejemplo.

Por también hemos tenido muchos recuerdos muy felices (¡y con suerte, muchos más por venir!).
Marco me ha enseñado mucho en los últimos años y no sé dónde estaría ahora mismo si no lo hubiera conocido.
Ahora, todavía tenemos mucho trabajo que hacer y ambos somos muy ambiciosos. Continuaremos nuestro propio camino: ¡Cometiendo errores a veces, aprendiendo siempre y sorprendiendo a la gente al final del viaje!