Anoche Sebastian Kienle publicaba en Twitter que le habían robado en Tucson, USA, una rueda valorada en más de 1.500 euros. Concretamente fue la delantera, una de las 858NSW de Zipp con las que compitió en la última edición de Kona.

«Ofrezco 500 dólares y seis meses de entrenamiento personalizado«, comenta el alemán, que está dispuesto a entrenar a aquel que le eche una mano a encontrar al ladrón. «Me las robaron en algún punto entre Houston y Tucson«, y añade que «son un diseño personalizado, un regalo«.

Afortunadamente ni en situaciones de estas pierde el humor. Tim Don, que este lunes competirá en el Maratón de Boston, le ha comentado a través de la propia red social: «No me lo puedo creer. Habrán sido Patrick Lange o Jan Frodeno«, a lo que el Campeón del Mundo de Ironman 2014 responde: «Podría entender que hubiera sido Patrick, pero Frodeno no, tiene el mismo modelo«.

Si estás por Arizona y quieres que a partir de ahora Sebastian Kienle te paute los entrenamientos, ya sabes lo que tienes que hacer: buscar una Zipp 858NSW por todo el Estado.